27 marzo 2010

El fariseo y el publicano

Jesús nos enseña que debemos ser humildes y cuidar bien de  nuestros compañeros y la gente que nos rodea. Él dijo una vez en una historia  a algunas personas que se hallaban reunidas porque conocían toda la Biblia, y  por lo tanto vivían ignorando otros. 

Lo más importante no es conocer la Biblia, sino practicar lo que enseña.  Jesús habló acerca de dos hombres, uno era fariseo y el otro publicano. A los  fariseos les gustaba estudiar la Biblia, y por tanto conocían todo acerca de  Dios, el otro era publicano. Los publicanos eran recaudadores de impuestos, y  engañaban a las personas ganar más dinero. Es algo muy feo ¿no es verdad?  Iban a la iglesia a orar, y durante la oración el fariseo se empezó a exaltar  diciéndole a Dios que todo lo hacia bien y era mejor que todos los demás y  mejor que el publicano que estaba allí al final de la iglesia.

 El publicano, pobre  y triste, oró con la cabeza inclinada pidiendo a Dios que le perdonara y tuviera  piedad de el. Él dijo: Señor, perdóname, porque yo soy el peor de todos los hombres. 
Reactions:

1 comments:

Anónimo dijo...

muy bueno sigan asi