03 junio 2010

Dios libera a su pueblo p.1


He visto…

Dios oye a su pueblo

¿Uds. se acuerdan de José? Es aquél jóven que pasó a ser gobernador del Egipto y llevó toda su familia para vivir allá. Si, despues de muchos años murió José, así como Faraón que era su enemigo. Se levantó en Egipto un nuevo Faraón que viendo cuanto los hijos de Israel se multiplicaban y tornabanse mas y mas fuertes, decidió hacer un plan para impedir al pueblo multiplicarse.
Dijo él al pueblo de Egipto: “El pueblo de Israel es fuerte y está aumentando muy rapido, mucho mas que nosotros. Tenemos que encontrar una manera para que ellos no se tornen aun mas numerosos”.

¡Que malo era aquél Faraón! Pues hacía con que el pueblo de Egipto viera odioso al crecimiento del pueblo de Dios. El malo Faraón decidió esclavizar a los hijos de Israel y puso hombres para maltratarlos con pesados trabajos. Los hombres y las mujeres eran obligados a hacer ladrillos de barro y a trabajar en el campo. Ellos tenían que despertar muy temprano para comenzar a trabajar, y solo dejaban el trabajo cuando se ponía el sol. Y aun eran muy maltratados por los guardias egípcios.

¡Qué dura era la vida del pueblo de Israel! Los niños no podian jugar en ningun momento. Pero eso no impidió que el pueblo contiase a se multiplicar. Eso dejaba a Faraón furioso, pues él no entendía como aquél pueblo tan sufrido lograva seguir multiplicandose. Pero ¿Uds. saben por que el pueblo de Israel seguia creciendo, creciendo y creciendo? Como si fuera una bola de nieve bajando por una montaña. Era porque aquél pueblo fue elegido por Dios para ser una gran nación. Dios había prometido eso a Abraam. ¿Se acuerdan? Él dijo: “De ti haré una gran nación y te bendiciré…” (Génesis 12:2), y nada ni nadie puede impedir que se realizen los planes de Dios. Pero Faraón no sabía que estaba intentando impedir el própio Dios. Eso es imposible. Todo aquél dolor y sufrimiento llevaron al pueblo a acordarse de la alianza de Dios con Abraam, Isaac y Jacob y ellos clamaron a Dios con mucha fe. Pero ¿Dios oyó el clamor de aquél pueblo? Si, por supuesto que si. Dios oyó al clamor de Su pueblo y les envió un libertador. Si, eso mismo, un hombre elegido por Él para librar a Su pueblo de la esclavitud del Egípto. Su nombre era Moisés.

Conclusión:
Dios no queda feliz en vernos sufriendo, pues Su deseo es que vengamos a clamar pidiendoLe Su ayuda, así como lo hizo el pueblo de Israel. Quizá ud. esté pasando problemas en la escuela, sufriendo con una enfermedad, o pasando problemas familiares, pero no se ponga triste, sepa que Dios nunca deja de bendecirnos. Él está siempre listo para ayudarnos, basta que vengamos a clamar por Él de todo nuestro corazón. Clame a Dios, pidaLe ayuda y así como Él oyó el clamor del pueblo de Israel, seguro oirá al suyo.



Reactions:

1 comments:

Silvia Meléndez dijo...

HE VISTO. HE OIDO Y HE DESCENDIDO, QUE BUENA MANERA DE EXPLICAR A NUESTROS NIÑOS Y A NOSOTRAS MISMAS LA MANERA EN QUE DIOS NOS VE Y NOS RESPONDE, LOS NIÑOS ANTES DE PLATICARLES LA HISTORIA SE QUEDABAN ASI COMO QUE, QUEN ONDA CON ESO, MÁS EN LA IGLESIA DE NAUCALPAN OCUPAMOS NUESTRO FRANELOGRAFO Y CONTAMOS LA HISTORIA CON LOS DIBUJITOS QUE HICIERON EL FAVOR DE PUBLICAR, LOS NIÑOS ENTENDIERON SUPER BIEN Y ESTA TRES PALABRAS SIEMPRE QUEDARAN EN SU CORAZÓN. UN ABRAZO