19 junio 2010

Los dos señores


Marcelo era un niño obediente que siempre se preocupaba en agradar a Dios. El tenía el sueño de ser un gran atleta de Jesús. Niños, ¿Ustedes saben cual era el deporte preferido de Marcelo? (Espere que ellos respondan) El deporte que el mas amaba era el volibol, conocía todas las reglas y no le gustaba perderse ningún juego de la selección brasilera. Marcelo frecuentaba la escuelita de volibol del barrio y también jugaba en el equipo de su escuela, y siempre era incentivado por su familia. El entrenaba todos los días y era el mejor alumno, porque no dejaba de estudiar. Mismo con tantas actividades, el muchacho todavía tenía un tiempecito para oír las historias bíblicas que su papá le contaba. Los profesores de Marcelo gustaban mucho de el, y ninguno de sus profesores quería perderlo para otro equipo. Como era de costumbre, todos los años había un campeonato de volibol en la ciudad. ¿Saben lo que aconteció? Los dos equipos en que Marcelo jugaba se inscribieron para el campeonato. ¿Y ahora? ¿Qué creen que el hizo? En el inicio el muchacho participo en los dos juegos de sus equipos y metió muchos puntos para ambos equipos, que pasaron a otra etapa. Al llegar cerca de la final del campeonato, los dos equipos estaban clasificados. Nadinho uno de los compañeros del equipo de la escuela, estaba un poco enojado y le dijo a Marcelo: “Lo que usted esta haciendo no es correcto, creo que usted tiene quedecidir en cual equipo continuara jugando”. Y todos los demás estaban de acuerdo con Nandinho. Marcelo no sabia que responder para sus colegas en aquel momento, pues nunca había pensado en esa posibilidad. Niños imagínense si los dos equipos fueran para la gran final del campeonato.

¿Cómo el iba a jugar en los dos equipos al mismo tiempo? Nunca, Verdad. Al llegar a casa, el muchacho fue corriendo a pedirle una opinión a su papá.
Entonces el papá le dijo:
- Mi hijo, unas ves Jesús dijo para sus discípulos que un siervo no puede servir a dos señores, porque jamás conseguirá agradar a los dos al mismo tiempo.
Y Marcelo respondió:
-Padre, es justamente eso lo que esta pasando con migo, porque estoy queriendo jugar en los dos equipos al mismo tiempo.
-Si, mi hijo, usted necesita decidirse por uno de los dos equipos, mas sabia también que en su vida usted debe escoger de quien será siervo, si de Dios o del mundo.
- Si Papá, cuando yo crezca seré un jugador siervo de Dios, respondió
Marcelo.

En el día siguiente, Marcelo pidió disculpa a sus amigos del equipo de la escuela y decidió jugar con el equipo de volibol de la escuelita de su barrio.

Reactions:

3 comments:

Anónimo dijo...

Queria decir que me gusto mucho el nuevo blog. esta muy hermoso!

Saludos

Paola dijo...

Hola estoy escribiendo para comentar que el blog quedo padrisimo, se ve fresco, lindo y anima a trabajar mejor para El Señor Jesus. Saludos y hasta pronto!

ROSA dijo...

¡MUY CIERTO!
SOLO SER SIERVOS DE DIOS.
Y QUE ESOS PEQUEÑOS SIEMPRE LLEVEN EN SU CORAZÓN ESTA VERDAD, SALUDOS A TODAS.
=)