sábado, 17 de julio de 2010

La parábola del buen samaritano

Había una vez tres hombres: un sacerdote, un levita y un samaritano. El sacerdote y el levita conocían la Palabra de Dios. El samaritano no. Un día un hombre salió de la ciudad de Jerusalén a Jericó, y al pasar por un camino fue atacado por ladrones. ¡Qué susto se debe haber llevado, ¿no? El hombre se asustó y de inmediato dio todo lo que tenía a los ladrones. Pero los ladrones fueron muy desagradables y golpearon al pobre hombre lo dejaron tendido en el suelo, con moretones. Un sacerdote vino, vio al hombre herido, pero no se detuvo para ayudar. Luego vino la levita paso por aquel camino. Vio también que el hombre necesitaba ayuda, pero se siguió rápidamente y lo dejo sufriendo en el camino. Por ultimo vino un samaritano montado en su caballo, y al ver al hombre herido, gimiendo de dolor, se detuvo para ayudarlo. El buen samaritano puso al hombre sobre su animal y empezó a buscar un albergue para dejarlo. Cuando lo encontraron, dejo al herido en ese lugar. Pero antes de partir, pagó todos los gastos y pidió al hospedero, que cuidara de él, de sus heridas y tratara al paciente hasta que estuviera completamente curado y le dijo: Cuídalo y todo lo que gastes de más yo te lo pagaré cuando regrese. ¡Qué gran amor al prójimo que mostró buen samaritano, no es cierto!

Conclusión: Saben niños, Jesús quiere que seamos misericordiosos y amables con nuestro prójimo. No debemos negar ayuda a los necesitados, de lo contrario seremos iguales al sacerdote y el levita que conocían la Palabra de Dios, pero que no la practicaban. Dios se alegra cuando actuamos como el Buen Samaritano. A partir de hoy, ¿quien va a seguir el ejemplo del Buen Samaritano? ¡Muy bien!

1 comentario:

Rouge dijo...

Esta es una palabra bien fuerte que Él Espíritu Santo hablo para esta semana. Nos explica quien es nuestro prójimo, las cosas que debemos albergar en nuestro corazón, caridad, misericordia, piedad, bondad y sobre todo AMOR! Además, No sólo basta con conocer la palabra de Dios, es súper mega importantísimo ponerla por obra… si mal no recuerdo, un samaritano era considerado alguien que no creía en las leyes Mosaicas sin embargo fue el que tubo el corazón mas bondadoso, para ayudar a alguien que ni siquiera conocía, ni compartían la misma fe, creencias etc. Es importante seguir estas palabras y ayudar en todo lo que podamos en la medida de nuestras posibilidades, Orar con fe, por los pequeños, por el pueblo de Dios, por los siervos del Señor y más aun por todas aquellas personas que no conocen aun a Jesús. Jajaja y creo que ya me extendí mucho jajaja pero bueno, Que Dios bendiga en gran manera todas las EBI’s, que esta sea una gran semana, llena de bendiciones en el nombre de Jesús.
Beshitos a todas y un fuerte abrazo!!! ^^