10 julio 2010

La parábola del ciego que guia otro ciego

Rafael tenía una hermana llamada Taty y un amigo llamado Leandro, todos deseosos de asistir a la EBI. Una mañana de domingo, estaban esperando para entrar en el salón de la EBI y de repente, Leandro vio una bolsa llena de deliciosos caramelos, los cuáles eran sus favoritos. Sin molestarse en averiguar a quién le pertenecían los caramelos, rápidamente tomo la bolsa y en el momento en que iba a comer un caramelo, fue reprendido por Rafael el cual le dijo así: Leandro, esta actitud es mala porque no se deben tomar las cosas de los demás. Avergonzado, el niño inmediatamente dejó los caramelos sobre la mesa. Y Rafael dijo: Ahora has tomado la decisión correcta. Rafael era el más obediente de sus amigos.

En el mismo día, Leandro se fue a casa de un amigo y mientras jugaba, Rafael decidió comprar un helado, pero Rafael tomó el dinero de la billetera de su padre. Leandro se sorprendió al ver a su amigo haciendo exactamente lo que él mismo había criticado. Su hermana Taty, mirando fijamente a su hermano, dijo: ¡No lo hagas! ¿Se te olvidó que hoy reprendiste a Leandro por agarrar lo que no era de él? ¡Ahora tú estás tomando la misma actitud que él! Rafael, reconociendo su error, puso el dinero de vuelta en la billetera y dijo que no era bueno reprender a alguien cuando uno también hace lo mismo.

Pequeños amigos, esta historia nos recuerda una parábola que Jesús dijo: que un ciego no puede guiar a otro ciego, por que juntos caerán en el hoyo, esto nos enseña que una persona no puede decir a otros que cambie su comportamiento si ella se porta de la misma manera, porque la actitud es igual de falsa y que Dios no se complace.
Reactions:

3 comments:

Anónimo dijo...

Quiero agradecer por siempre poner los carteles de la semana, ya que en mi país solo llega el plan. Gracias.

mariana castro dijo...

Gracias a ti :-)
Si necesita de algo mas estamos aqui!

EBI - México

ROSA dijo...

MUY CIERTO LO Q DIOS DEJO PARA NOSOTROS, SEGUIR Y DE LA MEJOR MANERA PARA ASI PODER HACER LA OBRA DE DIOS COMO EL QUIERE Y DEBE DE SER, DIOS BENDIGA A TODAS Y A LUCHAR POR SER MEJORES Y SEGUIR CON EL CORAZÓN DISPUESTO A DAR TODO POR DIOS.