16 octubre 2010

3 unidad: La párabola de la lámpara


¿Quien de aquí se acuerda de Ricardo, el niño travieso de la historia que contamos en la semana pasada? (Espere a que ellos respondan). Algo diferente ocurrió después de la charla entre él tubo con Marcos, su amigo de la escuela.

Marcos siempre iba con los padres a la iglesia y Ricardo pasó a ir junto con ellos. En los primeros días, Ricardo estaba muy tímido y con vergüenza, pues nunca había ido a la iglesia; pero luego se acostumbró. En la EBI él aprendió a orar, y a escuchar bien atento las historias de la Biblia. Con eso Ricardo fue cambiando su comportamiento y, de a poco, dejó de apuntar los defectos de los demás, y pasó a hacer la voluntad de Dios y a orar por sus amiguitos, pues quería que ellos se sintiesen la misma felicidad que estaba sintiendo.

En la escuela, la clase entera jugaba en horario del recreo y Ricardo se quedaba solito. Pero ahora era diferente, todos querían quedarse cerca de él, pues había cambiado de verdad. Hasta la mamá y el papá, había dándose cuenta del cambio, sintieron ganas de ir a la iglesia. Y todos preguntaban para Ricardo lo que había ocurrido con él.

Un día, al llegar a la EBI, él preguntó para la educadora porque todos sus familiares y amigos comentaban sobre su trasformación y como se daban cuenta de eso. Entonces ella le dio que en la Biblia estaba escrito que nadie asciende la lámpara para iluminar la casa para que todos puedan ver su luz. Él explicó que esto también estaba ocurriendo con él, pues todos estaban viendo la luz de Dios en su vida. Por eso la transformación de Ricardo, como muchos niños empezaron a frecuentar la EBI.
Reactions: