27 noviembre 2010

La parábola de los malos labradores


Un dia Jesús contó una historia para enseñar algo muy importante. Él dijo así: Cierto hombre hizo una plantación de uvas y puso una cerca para protegerlas. A pesar de todo, también construyó una torre para que el vigilante observase su plantación de uvas. Cuando la plantación estaba lista, él dejo algunos labradores cuidando de ella y fue a viajar. En el tiempo de cosechar las uvas, el hombre mandó algunos empleados a que vayan hasta el viñedo para recibir la parte que les tocan. ¿Saben lo qué os labradores hicieron con aquellos empleados que llegaron? Les tiraron piedras sobre ellos y los hirieron mucho. Entonces el hombre mandó más empleados a que vayan hasta el viñedo y los labradores malos hicieron la misma cosa. 

Después de eso, el hombre envió su proprio hijo, pues pensaba que los labradores lo respectarían. Pero no fue así, pues cuando supieron que aquel era el hijo del dueño del viñedo, hicieron cosas peores con él. Ellos lo hirieron tanto, pero tanto, que él no resistió. ¿Qué malvados, no es cierto? Niños, con esta historia Jesús nos enseña que así también Dios ha hecho, pues a tentado de todo para que las personas lleguen a él. Ya envió sus siervos y hasta su Hijo Jesús, pero las personas no Lo han aceptado. En esta historia, el dueño del viñedo representa a Dios, Jesús es representado por el hijo del dueño y los empleados son los siervos de Dios. Y los labradores malos son aquellas personas que no aceptan a Jesús en su corazón.

No debemos entristecer a Jesús siendo desobedientes, mintiendo y haciendo cosas que Le desagradan. Él quiere vivir en nuestro corazón y para que eso ocurra no pueden actuar como los labradores malvados. ¿Entendieron niños?

Reactions: