06 noviembre 2010

Unidad 1: Los dos caminos


Había una vez una niña que se llamaba Victoria. A ella le gustaba mucho jugar con sus amiguitas. La señora Marcia, la mamá de Victoria, se dio cuenta que la niña andaba muy callada y resolvió preguntarle lo que estaba ocurriendo. Entonces la niña le preguntó porque ella necesitaba ser obediente y separarse de las cosas equivocadas, si sus amigas mentían y hacían un montón de cosas feas sin que nada les ocurriese. 

Entonces la señora Marcia le contó una historia que Jesús habla de dos caminos: uno que es ancho y otro estrecho. Jesús siempre aprovechaba los momentos que la multitud lo cercaba para enseñar como todos deberían comportarse para agradar a Dios.

En la historia de los dos caminos, Jesús explicó que la puerta estrecha, es apretada y el camino nos lleva a la vida eterna, y que ni todas las personas consiguen caminar por este camino. Él dijo esto para mostrar que no es fácil seguirLo y caminar en Sus caminos. En la misma historia, Él explicó que la ancha es la puerta y amplio es el camino que lleva a la perdición, y son muchos lo que entran por ella. ¿Pero quién son las personas que caminan por los caminos anchos? Son aquellas que no aman a Jesús y desobedecen a la Palabra de Dios.

Después de contar a la hija la historia de los dos caminos, la señora Marcia completó diciendo que todos debemos esforzarnos para caminar en el camino que nos lleva al cielo.

Reactions: