27 septiembre 2010

Una linda idea...



"Explicando la Historia": estos son 7 botecitos en forma de lapiz, cada uno tiene un pergamino dentro con imagenes referentes a la historia (Jesús incentiva a orar) en la clase podemos ir contanto la historia mostrando los pergaminos con las imagenes a los niños y despues:

1.- meter los pergaminos en los botes, sin que los niños se den cuenta de como los acomodamos,
2.- llamar a un niño para que elija un bote y saque el pergamino y,
3.- los otros niños de la clase mirando la imagen explique la parte de la historia que la maestra conto, Ejemplo: si un niño saca el pergamino donde la niña esta feliz podra explicar que Sara fue a contarle a Maria que estaba feliz porque habia recibido la respuesta de Dios a su oración, y así sucesivamente.(Como opción: Al final podemos dar un dulce a los niños por haber respondido bien).




Idea hecha por las maestras de Leon.
¡Quedo muy lindo!

Algunas Ideas...

 Personajes de la historia hecho con vasos desechables.


Memorizando el versículo de la semana.

Idea hecha por las maestras de Tacubaya.

26 septiembre 2010

25 septiembre 2010

Personajes para contar la historia

Paso a paso de como hacer personajes para contar la historia con cartulinas.



Mira como quedo lindo!


Jesús incita a orar


HABÍA UNA vez una joven llamada María. Ella era muy amable, y le encantaba contar las historias de la Biblia para los niños y lo hacía con mucha alegría. En una de sus clases, María entregó para cada niño una hoja de papel para que ellos hiciesen un pedido de oración. Ella recogió los pedidos de los niños y los llevó a su casa para que ella pueda orar con ellos todas las noches. 

Pero una niña llamada Sara no quiso escribir el pedido. ¿Saben por qué? Porque Sara creía que sus problemas de la casa eran muchos y que Dios no le respondería. Sus padres vivían peleándose y, a pesar de eso, su hermanito estaba enfermo. Después de escuchar todo lo que estaba aconteciendo en la casa de la niña, María le enseñó a ella que si ella pidiese lo que deseaba con mucha fe, Dios le respondería. Mismo así, Sara no demostró credibilidad en aquellas palabras. María insistió enseñado a la niña lo que Jesús, cierta vez, había dicho para una multitud. Él dijo: ¿Si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? Pues todo padre desea lo mejor para su hijo. Sara se puso tan contenta al escuchar aquello que escribió su pedido y fue para casa segura que el milagro acontecería. 

Algunos días después, Sara volvió feliz y le contó a María que Dios había respondido sus oraciones, pues sus padres ya no se peleaban más y estaban yendo a la iglesia. Su papá, que estaba desempleado, consiguió un buen empleo y su hermano fue curado. ¡Viva! Dios es un grande Padre.

23 septiembre 2010

Viva México

En la EBI de C. Izcalli se realizó una gran fiesta del bicentenario.
Confira ahora las fotos.

Mas ideas...

Que lindo ese versiculo de la semana.
Idea hecha por las maestras de Xochimilco

22 septiembre 2010

Juegos divertidos

Hola educadoras,

Como es bueno jugar, no es cierto?
Abajo hay algunos exemplos de juegos que podemos usar para jugar con nuestros pequeñitos,
no hay nada mejor que pasar un bueno rato con ellos, verdad?


Juego de la memoria con los amiguitos de la Fe




...juego del gato con los amiguitos


18 septiembre 2010

La parábola de los talentos

CIERTO HOMBRE necesitó hacer un viaje muy importante. Como tenía muchas propiedades, antes de viajar, él llamó sus empleados y entregó a él sus talentos de oro. El hombre dividió las monedas de acuerdo con las condiciones de cada siervo. El primer empleado recibió cinco monedas de oro; el segundo, dos monedas y, el tercero con apenas una monedita de oro.

Después de eso el hombre viajó. En el mismo día el empleado que recibió cinco monedas, salió para negociar en la ciudad y multiplicó sus talentos. El otro siervo también obedeció a su señor y salió con sus talentos para negociarlos. Pero el empleado que recibió un talento, saliendo de cada, abrió un agujero en la tierra y escondió la moneda de oro. Algunos días después, el patrón volvió de viaje y mandó llamar a los siervos para que le traiga sus talentos.

El empleado que recibió cinco monedas así como el que recibió dos, consiguieron otras más. El patrón se puso bien feliz y les dijo: Siervos buenos y fieles, porque fueron fieles en lo poco, los colocaré sobre mucho. Vengan y alégrense conmigo. Llegando la vez del empleado que recibió apenas una moneda, le dijo al patrón que, con miedo de perder la moneda de oro, la escondió en un agujero y solo tenía apenas ella para devolverla.

Niños, el hombre se puso furioso, tomó el talento de la mano del empleado y l entregó para el siervo que tenía diez, y dijo: Siervo malo y perezoso, hasta lo que tenias te los sacará. Y mandó al siervo que se vaya de aquel lugar.