15 agosto 2011

15º dia del ayuno de Daniel


El Libro de la Vida

Todo niño, al nacer, recibe un nombre. El nombre establece su identidad.

Él se torna ciudadano y, por causa de eso, es amparado por la Ley.

Mientras viva, su nombre hará parte del archivo vivo.

Después de la muerte, su nombre va para el archivo muerto.

Allí, sólo tendrá utilidad para fines legales de sus descendientes.

Aún estando en el archivo muerto, delante de Dios, su alma continúa viva y su nombre es registrado en un Libro: o de la Vida o de la Segunda muerte.

No elegimos venir al mundo, pero tenemos derecho de elegir donde vivir la eternidad.

Si en vida, supo cómo tener su nombre inscrito en el Libro de la Vida, él recibirá, no sólo un nuevo cuerpo glorificado (1 Corintios 15:54), sino también un nuevo nombre.

Y a partir de ahí, su identidad antigua desaparecerá definitivamente.

Con un cuerpo angelical, él no tendrá ningún recuerdo vivido en la Tierra.

Sus seres queridos, si tuvieran sus respectivos nombres inscritos en el Libro de la Vida, también tendrán el mismo privilegio.

Pero, no se reconocerán unos a otros, ni tampoco sabrán que un día vivieron en la Tierra.

“Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas.” 
Apocalipsis 21:5


Continuará…
Reactions:

2 comments:

Anónimo dijo...

En estos dias de ayuno me he envuelto aun mas con las cosas de Dios,y he aprendido a valorar mi salvacion y hay que luchar para que nuestro nombre permanesca esrito en el libro de la vida.
EBI Naucalpan
o.Adela

PRISCILLA-MEXICO dijo...

MUY VERDADERO ESTAS PALABRAS, HAY QUE GUARDARNOS Y PROCURAR SIEMPRE ESTAR ESCRITOS EN ESTE LIBRO DE LAVIDA. YA QUE NO VALE NADA DE LAS DEMAS COSAS SIN ÈL.

ENSEÑEMOS ESTO A NUESTRO PUEBLO LOS NIÑOS, PARA QUE UN DIA NOS ENCONTREMOS EN EL CIELO. AUN QUE NO NOS RECONOSCAMOS.