12 mayo 2012

Historia: Jacob es bendecido


¿Ustedes sabían que las personas, mismo siendo gemelas, tiene el comportamiento diferente? Los gemelos Esaú y Jacob eran así. Jacob era obediente a los enseñamientos de los padres y daba valor para las cosas de Dios, Pero Esaú era bien diferente. ÈL desobedeció a los enseñamientos del padre y se con mujeres que servían a otros dioses. Saben niños, esas mujeres lo enfurecieron mucho a Isaac y Rebeca, padres de Esaú y Jacob. 

Rebeca sabia que un día Esaú recibiría la bendición del hijo más viejo, y se daba cuenta que él no daba valor para el derecho de ser bendecido y, por eso, él decidió ayudar a Jacob para recibir la bendición en el lugar de Esaú. Cierto día, Isaac pidió que Esaú cazara un animal, que le preparase una comida, por que después oraría por el pasando la bendición. Rebeca oyó la conversación y le contó a Jacob. Esaú fue para el campo cazar y ella mando que Jacob fuese hasta el rebaño que tomase dos cabritos para preparar una comida para Isaac. 

Él obedeció e hizo todo conforme la mamá había mandado. Rebeca preparó la comida, tomó una ropa de Esaú, pidió que Jacob la vistiese y mandó que é cubriese las manos y el cuello con la piel de los cabritos para que se quedara peludo y pareciese con Esaú. Amiguitos, Rebeca estaba haciendo todo aquella porque quería que Jacob recibiese la bendición en el lugar de Esaú, pues él respetaba las cosas de Dios. Jacob hizo todo como la mamá lo orientó e Isaac, después de haber comido, bendijo a Jacob pensando que fuese Esaú. Jacob salió alegremente de aquel lugar, y luego en seguida llegó Esaú con la comida para el padre. Sin entender lo que estaba ocurriendo, Isaac preguntó quien era él, y Esaú respondió: “Soy yo, tu hijo mas viejo.” Muy triste, Isaac dijo para Esaú que había acabado de bendecir otra persona en su lugar. 

Esaú pidió al padre que lo bendijera también, pero Jacob recibió la bendición principal. Amiguitos, Esaú se quedó con tanta rabia de Jacob, que pasó a odiarlo. Sabían que, él estaba tan enojado con Jacob que pensaba en matarlo así que el padre de él muriese. Cuando Rebeca supo que Esaú estaba pensando en hacer eso con Jacob, lo mando para que huyese para la ciudad adonde vivía du tío Labán, y dijo que él viviría allí hasta que Esaú cambiase de idea. 

Saben niños, Esaú tomó la peor decisión de su vida cuando vendió el derecho de primogenitura, la bendición prometida para los hijos más viejos. Debemos tener cuidado para no desobedecer a Dios, para que no vengamos a perder las bendiciones que Él tiene para nosotros.


Reactions: