23 julio 2012

Historia: La resurrección de Dorcas


La discípula Dorcas era muy conocida en la ciudad de Jope. Muy amable, Dorcas vivía ayudando a las personas, especialmente a las viudas. Ella era una costurera muy talentosa y hacia lindas ropas. Dorcas usaba su proprio dinero para comprar telas y costurar vestidos para las viudas y los necesitados. Que mujer amable, ¿verdad? Una verdadera sierva de Dios. 

Niños ocurrió algo muy malo con Dorcas, una grave enfermedad sacó la vida de aquella amable discípula. Todos se enteraron de la noticia y al tristeza invadió en la ciudad de Jope, pues ella era muy respetada y querida en aquel lugar, y era muy útil para aquellas personas. Entonces, tomaron el cuerpo de Dorcas y lo llevaron para el piso de arriba de la casa. Pedro estaba en una ciudad vecina a Jope, y dos hombres lo fueron enviados y pidieron que él lo siguiese, pues estaban necesitando de ayuda en aquella ciudad. Pedro fue rápidamente. 

Llegando allí, le contaron todo lo que había ocurrido y lo llevaron hasta aquel lugar adonde estaba el cuerpo de Dorcas. Amiguitos, había muchas personas en aquel lugar. Las viudas que recibieron regalos de Dorcas estaban llorando, y mostraron a Pedro los vestidos que habían ganado de aquella amable costurera. Pedro miró para aquellas personas y pidió que todos saliesen del cuarto. Él se arrodillo próximo al cuerpo de Dorcas y oró diciendo: “¡Levántate!”. Y algo maravilloso ocurrió. Ella abrió los ojos y se sentó. ¡Viva, Dorcas resucitó! Pedro extendió la mano para Dorcas, la ayudó a levantarse y llamo a todos que viesen el gran milagro que Dios había realizado en aquel momento. ¡Que felicidad! Imaginen como las viudas deben haber quedado felices.   

Dios tiene el poder de curar toda y cualquier enfermedad, y ciertamente atendió la oración de Pedro, pues todavía deseaba usar mucho a Dorcas en aquella ciudad. A través de aquel testimonio, muchas otras personas pasaron a creer en Jesús y a alabar a Dios.

Reactions: