04 agosto 2012

Historia: El sufrimiento del pueblo de Dios


Había una vez un pueblo que desobedeció a Dios. Este hizo muchas cosas feas y eso los hizo apartaste de Dios. Niños, cuando estamos cerca de Dios, que es nuestro Padre, tenemos la protección de Él, pero cuando nos quedamos lejos nos quedamos desprotegidos. Esto ocurrió con el pueblo de Israel, que comenzó a sufrir en las manos de los madianitas. Los pueblos enemigos subían contra ellos en una multitud tan grande que parecían grillos y destruían todo lo que plantaban, dejándolos sin alimentos. 

El pueblo de Dios vivía escondido en cavernas, porque el miedo los atormentaba Niños, los israelitas ni llevaban más trigo que cosechaban para los lugares altos, como se era de costumbre, adonde el viento los ayudaba a limpiar y sacar toda impureza y pajas, dejando el cereal limpio. Cuando ellos hacían esto, los enemigos venían y destruían todo. ¡Qué triste! Vieron lo que al desobediencia trajo a ellos. Pero Dios, como es misericordioso, viendo el sufrimiento de Su pueblo, envió un Ángel para conversar con Gedeón y le dijo que estaba con él y que, a través de él, libraría el pueblo del sufrimiento. 

Saben niños, Dios ha oído, en los días de hoy, el clamor del pueblo también, y ha usado a nuestros pastores y obispos, a través de las predicaciones, para sacarlos del sufrimiento. Nosotros también, hemos llevado el mensaje del Señor Jesús para ustedes con el objetivo de librarlos del peligro de la desobediencia. 

Dios siempre escoge a alguien que este unido con Él para librar a las personas del sufrimiento. En el caso del pueblo de Israel, fue dado a Gedeón la misión del rescate. Dios lo llamó y él obedeció al llamado. ¿Quieres saber más sobre la historia? ¡Entonces no faltes a la próxima clase, pues estaremos contando, con detalles, como fue el llamado del hombre valiente y muy corajoso!

Reactions: