25 agosto 2012

Historia extra: el bautismo con el Espíritu Santo


Referencia Bíblica: Hechos 1:6-11; 2:1-13 

Objetivo de la lección: Enseñar a los niños que Dios desea derramar el Espíritu Santo en nuestra vida. 

Versículo para memorizar: “Mas recibiréis poder, al descender sobre vosotros el Espíritu Santo...” (Hechos 1:8) 

Introducción: Educadora, lleve a la clase la foto o ilustración de un ventilador. Comience preguntándoles: Niños, a parte del aire acondicionado, ¿cuál es el otro aparato que usamos para refrescarnos en el calor? (espere la respuesta). Si, el ventilador o abanico, (muestre la foto). Niños, nosotros podemos ver el ventilador, pero el aire es invisible, no podemos verlo, solamente sentirlo. De igual manera, no podemos ver el Espíritu Santo, pero podemos sentirLo, percibir la presencia de Él en nuestra vida. En la historia de hoy vamos aprender como recibir el Espíritu Santo. 

Historia:
El bautismo con el Espíritu Santo 

Niños, la Biblia dice que los discípulos y algunas personas estaban reunidas en un cenáculo, orando juntos en la misma fe. El Señor Jesús ya había muerto y resucitado, pero antes de ser llevado a los cielos, Él dijo: “…cuando el Espíritu Santo descender sobre ustedes, ustedes recibirán poder y serán mis testigos (…) hasta en los lugares más lejanos…” (Hechos 1:8). Amigos, los discípulos iban necesitar mucho del Espíritu Santo para hablar de Jesús, pues había muchos lugares a ser evangelizados. Nosotros no somos nada sin la presencia de Él en nuestra vida, por eso debemos aprovechar esa ultima semana del ayuno de Daniel para ser llenos del Espíritu Santo. Pero, ¿ustedes saben como fue que los discípulos Lo recibieron? Ellos buscaban a Dios de todo el corazón y, de repente, vino del cielo un ruido que parecía de un viento soplando muy fuerte y ese ruido llenó todo el cenáculo, y todos quedaron llenos del Espíritu Santo y empezaron a hablar en otras lenguas. Niños, para recibir el Espíritu Santo, hoy no precisamos escuchar ningún ruido como en el pasado. Para recibirLo solamente debemos obedecer a Dios y creer en el bautismo de todo nuestro corazón. Niños, a partir de aquél día, los discípulos recibieron el poder de Dios y con toda la fe y determinación, pasaron a hablar de Jesús a las personas, y muchos aceptaran a Jesús como su Salvador. 

Conclusión: Niños, el Espíritu Santo es como un padre que avisa a sus hijos cuando ellos hacen algo equivocado. Cuando la persona está practicando alguna cosa que entristece a Dios, entonces el Espíritu Santo muestra a ella que aquello no es correcto y, si esta persona obedece, Él la ayuda a cambiar de comportamiento y ella se torna una verdadera hija de Dios, obediente, bondadosa, amable, honesta, educada, respetadora y cuidadosa con las cosas de Dios. Por eso debemos buscarLo y ciertamente, saldremos de aquí llenos de la Presencia de Dios. (Educadora, memorice el versículo con ellos y luego busque el Espíritu Santo).

Reactions: