29 septiembre 2012

Historia: La reina valiente


Haman era un hombre malo, pues inventó un montón de mentira contra los judíos para el rey, que creyó en las palabras de él. El rey, sin preguntar nada, sacó el anillo del dedo y le fio para enseñar una ley que mandaba exterminar todos los judíos. Cuando los judíos supieron, se quedaron amedrantados y lloraron. Mordecai oró y lloró mucho. La reina Ester, cuando supo que Mordecai estaba triste, pidió que un empleado fuese a su encuentro, para saber lo que estaba ocurriendo. Mordecai explicó todo y mandó un recado pidiendo que la reina fuese al rey interceder por los judíos. ¿Qué pedido difícil de ser atendido, no es verdad? Porque nadie podía ir a la sala del rey sin ser llamado. Saben niños, Dios había permitido que Ester fuese reina para ayudar el pueblo. 

Ella tomó coraje y pidió que todos orasen. Después de tres días de oración, Ester se colocó en frente de la sala del rey. ¿Y ahora niños, lo que será q ocurrió con ella? Cuando el rey vio Ester, permitió que ella entrase. ¡Que maravilla! Y lo mejor de todo, él le preguntó a Ester lo que ella quería, y que todo lo que ella pidiese, él le daría. Ester aprovechó e lo invitó a un banquete, y pidió que llevase a Haman con él. El rey fue con Haman para el banquete, y preguntó nuevamente a Ester lo que ella quería. Con coraje y fe en Dios, Ester pidió al rey que librase de la muerte tanto a ella cuanto a su pueblo. ¡El rey llevó un susto! Pues nos había que su amada reina corría risco de muerte. El rey se quedo furioso cuando supo que Haman había hecho una horca para Mordecai, el hombre que lo había librado de la muerte. ¿Saben lo que ocurrió? El rey mandó Haman que fuese colocado en la horca que él mismo hizo, y encima mandó crear una ley autorizando los judíos a defenderse cuando fuesen atacados. Cuando las personas recibieron la noticia, se arreglaron mucho y daban gracias a Dios por haber usado la reina Ester para ayudarlos.     

Así, los judíos fueron libres de la muerte gracias al coraje, a la fe y a la confianza en Dios por parte de Ester. El orgullo y el deseo de venganza de Haman lo llevaron a la muerte, y la maldad que él planeó para Mordecai, terminó alcanzando a si mismo. ¿Ya se imaginaron si Ester se quedase toda orgullosa solo porque era reina? Iría morir tanto como todo su pueblo. Esta grande victoria nos hace acordar del triunfo de Jesús sobre la muerte cuando resucitó. Jesús es nuestro mejor amigo y siempre estará de nuestro lado dándonos la victoria.



Reactions:

1 comments:

Educ. silvia dijo...

gracias SRA. por mostrarnos esta manera de contar la historia quedo muy linda Dios la Bendiga