02 noviembre 2012

Historia: Dios escoge a David


David era el hijo más pequeño de Isaí. Sus hermanos eran fuertes y hacían parte del ejército del Rey Saúl. David se quedaba cuidando a las ovejas. Saúl era Rey, pero él no fue un buen rey, pues el desobedeció las ordenes de Dios y le desagrado a Él. Por causa de esto, dios decidió escoger a otro hombre para que fuera Rey en lugar de Saúl. 

Un día, Dios hablo para Samuel, toma un poco de aceite consagrado y ve para la casa de un hombre llamado Isaí, en Belén, porque escogí a uno de sus hijos para ser Rey. El profeta se quedo muy preocupado, pues tenia miedo de que Saúl lo castigara si se daba cuenta de que Samuel iba a ungir otro Rey que quedaría en su lugar. Samuel vio al hijo mas grande de Isaí, Eliabe, y después pensó que él era el escogido de él era el escogido de Dios, pues era muy fuerte y guapo! Pero Dios le dijo: No mires para su apariencia, pues yo no veo eso; no es este al que escogí para ser Rey. 

Después, Isaí le mostro a Samuel su hijo Abinadabe, porque él era muy elegante. Pero Samuel le dijo: No, el no es. Continúo Isaí presentándole a su hijo Sama. Pero tampoco fue el que Dios escogió, dijo Samuel. Isaí trajo siete de sus hijos a Samuel, pero Dios no había escogido a ninguno de ellos. ¿Estos son todos tus hijos? Pregunto Samuel. Todavía tengo el más joven, dijo Isaí. Pero él esta afuera cuidando de las ovejas. Entonces Samuel dijo que lo buscaran. Cuando llego David, Samuel vio que era un joven muy pequeño, sin mucha belleza, pero con un buen corazón. Y Dios dijo para Samuel: Este es el elegido! Derrama el aceite sobre él. Y Samuel hizo exactamente lo que Dios ordeno. Mas tarde, David se convirtió en Rey de Israel. 

¿Entendieron niños? Dios ve el interior y busca personas de corazón sincero y puro para que puedan hacer cosas grandes. Debemos preocuparnos con lo que esta dentro de nosotros, y nunca dejar entrar la mentira, los malos deseos, el enojo, el odio, etc. Pero por si acaso algunas de esas cosas entraron en tu corazoncito, recuerda que Jesús puede limpiarlo y dejarlo bien blanquito, y llenarlo de bondad y sinceridad. Solo tienes que pedirle perdón por tus errores y prometerle que nunca más los vas a practicar. ¿Entendieron, pequeñitos? ¡Muy bien!


Reactions:

2 comments:

anahi martinez dijo...

Que lindos ESTÁN TODOS ESOS MUÑECOS,EDUCADORAS TENEMOS MAS RECURSOS

anahi martinez dijo...

que padre mas recurso educadoras vamos adelante .saludos de la EBI de Tijuanan