29 febrero 2012

24 febrero 2012

Mensaje para los padres

La participación de los padres con la escuela es fundamental para el buen rendimiento de los hijos.


Participar de la vida de los niños va más allá de dejarlos en la puerta de la escuela. Los padres tienen participación fundamental en el desarrollo de los hijos, sea acompañando lo que sucede en la escuela o mismo estando junto a ellos cuando hacen sus tareas.

Según los datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, los padres acreditan a si mismos 77,22% de la influencia sobre el desarrollo escolar de los hijos. Pero, a pesar de reconocieren su responsabilidad, una buena parte cree que es un compromiso de la escuela enseñar los valores a los niños y a los jóvenes. "Es un trabajo conjunto entre maestros y familiares", nos cuenta la pedagoga Márcia Murillo.

Para ella, la compañía del adulto en la realización de las actividades extra clase proporciona al niño el encuentro entre generaciones, así como la posibilidad de desarrollar la confianza en si y en el mundo que la rodea. "Platicar con los maestros y cultivar un ambiente familiar que respete al prójimo desde la niñez son algunos puntos esenciales para los padres que desean proporcionar a sus hijos experiencias significativas, que contribuyan al proceso de aprendizaje".

Fue lo que pasó con la supervisora de auditoria de grupo Priscila Galdeano y su hijo Guillermo, de 10 años, que hace 2 años empezó a presentar bajo rendimiento escolar. "Me di cuanta que sus calificaciones estaban bajando y decidí acompañarlo de cerca. Al principio fue muy cansado, porque él no estaba acostumbrado con el acompañamiento, pero después los resultados llegaron y hasta nuestra relación quedó mas fuerte, con más confianza".

Priscila dice que, a partir de aquel momento, el cuidado con el aprendizaje de su hijo se tornó una rutina. "Empiezo preguntando: ¿Cómo fue el día en la escuela? ¿Con quién platicó? ¿Qué materias aprendió? Y si revisó los cuadernos y la agenda. Vamos platicando y entendiéndonos".

Ayudar en las tareas, apoyar en la lectura e involucrarse en los eventos de la escuela son formas de mejorar la relación entre padres e hijos con respecto a la educación, pues con eso el niño se siente más importante en la vida familiar, lo que contribuye para el aprendizaje. "Los padres necesitan estar cerca, para esclarecer las dudas de los hijos, pero jamás hacer sus tareas. De esta forma, contribuyen efectivamente para la construcción de la autonomía del niño", termina Márcia.


Historia: El gobernador de Egipto reencuentra su familia


Oimos en la semana pasada que José fue colocado como gobernador de Egipto. Él ganó lindas ropas, un cordón de oro y el anillo del Faraón. El rey dijo al pueblo que, a partir de aquel día todos deberían obedecer al nuevo gobernador, José. Amiguitos, durante siete años hubo prosperidad en Egipto, y José mandó que guardaran parte de todo lo que era cosechado de las plantaciones. Con eso se juntó mucho alimento. Después de siete años de abundancia, vieron los siete años de hambre y los moradores de otro país ya no tenían que comer y muchos iban hasta el Egipto en busca de alimentos.

Y fue exactamente eso lo que hicieron los diez hermanos de José. Ellos viajaron hasta Egipto para comprar comida. El gobernador José era responsable por la venta de alimentos para los moradores de los otros lugares. Y fue en ese momento que él reencontró a sus hermanos. Ellos se aproximaron y se arrodillaron delante de José, pero no lo reconocieron. Mucho tiempo había pasado, José ya era un hombre y estaba muy diferente de aquel jovencito que ellos habían vendido. Pero, José los reconoció inmediatamente, pero no dijo quién era. Ellos se presentaron diciendo que estaban allí para comprar comida, que eran doce hermanos, siendo que uno había desaparecido, y el más nuevo, que se llamaba Benjamín, estaba en casa con el padre. José dijo que solamente creería en aquella historia si llevasen el hermano más joven hasta él, y dijo que uno de ellos se quedaría preso mientras los otros buscarían al hermano más joven. Ellos llegaron a la casa y contaron todo para Jacob que, con miedo, no dejó que llevasen al joven. Después de algún tiempo los alimentos acabaron, y Jacob dijo a los hijos que fuesen a Egipto a comprar comida. Ellos se acordaron que solo podrían ir si llevaban a Benjamín junto con ellos. Entonces Jacob permitió que él fuese.

Cuando ellos llegaron, José mandó preparar en su casa un almuerzo muy especial para ellos. Los hermanos de él almorzaron, y de noche, José pidió a un siervo que colocase un vaso de plata en una de las bolsas de alimentos de Benjamín. Cuando estaban volviendo para la casa, José mandó llamarlos y dijo que alguien había robado uno de sus vasos, y el que había hecho eso sería esclavo de él a partir de aquel día. José estaba haciendo aquello, pues quería que Benjamín se quedase con él. Entonces el siervo abrió la bolsa de alimento y agarró el vaso.

Los otros hermanos quedaron con mucho miedo y pidieron que no hiciese nada con él, y que lo dejase volver para la casa, pues, si llegasen sin él, su padre no aguantaría y podría morir de tristeza, pues todavía sentía mucha falta del otro hijo que había desaparecido. Clase, ¿saben lo que ocurrió? (Espere la participación). José comenzó a llorar y contó la verdad, explicó todo lo que había ocurrido desde aquel día que fue vendido. José pidió que fuesen a buscar a su padre, y todos los otros familiares que habían quedado en su tierra. Al encontrarse con su padre, José lloró y perdonó a los hermanos. A partir de aquel día, todos se quedaron viviendo en Egipto.

Amiguitos, Dios realizó el sueño de José. Él estaba gobernando Egipto, y después del Faraón era la persona más importante de aquel país. Mismo pasando por tantas cosas malas, José perdonó a los hermanos, así, también, nosotros debemos comportar cuando alguien nos deja triste. Debemos perdonar y orar por estas personas, pues así estaremos agradando a Dios.


Trabajitos de la semana:

   

   

   


  


  

23 febrero 2012

22 febrero 2012

Piedra y piedra de hielo


Educadora, para una charla divertida con los niños, le damos una sugerencia:

Una piedra de hielo y una piedra común.

Ponga las piedras encima de la mesa, donde los niños puedan ver y dígales:
Observen estas dos piedras (espere y prosiga). Aunque tengan el mismo nombre, ellas son completamente diferentes, pues la piedra de hielo en un rato más dejará de existir, se derretirá. Solamente mantendría su forma si estuviera en un congelador, pero fuera o en el calor se derrite.
Pero la piedra común, podrá quedarse aquí toda la semana y no le pasará nada.
Niños, sepan que muchas personas que se dicen cristianas tienen una fe parecida con la piedra de hielo. Así es, pues cuando vienen los problemas, ellas se desaniman como si perdieran la fe. Y así como esta piedra que desaparecerá en unos minutos por no soportar el calor, muchos son los que no soportan las luchas.

Nosotros debemos tener una fe firme que no cambia por nada, que resiste a todos los problemas, igual a esta piedra común. José tenía una fe firme, y por esa razón no desanimó, confió que Dios estaría siempre con él. Y si hay un problemas en su familia, o en su vida, no tenga miedo, confíe, pues Dios está junto a Ud.

Educadora, haga una oración con los niños pidiendo a Dios para darles una fe firme, y que soporten los momentos difíciles. Luego, pídales que tomen asiento y pregúnteles:

1. ¿Qué piensa Ud.? ¿És fácil andar correctamente en la presencia de Dios?
2. ¿Ud. cree que fue fácil a José ser bondadoso aun pasando por injusticias muchas veces?
3. ¿Ud. cree que vale la pena confiar en Dios?
4. ¿Ud. ha confiado en Dios?

Educadora, deje los niños expresaren sus opiniones y dales la oportunidad de hablar. Pero controle el horario para no retrasar las otras etapas de la clase.

21 febrero 2012

Para meditar

Usa lo que se te ha dado …Siervo malo y perezoso…

Mateo 25:26


Mateo 25 registra una parábola que Jesús contó acerca de tres siervos a quienes se les dieron talentos que pertenecían a su señor. El señor entonces se fue lejos a otro país, esperando que sus siervos cuidaran bien de sus mercancías mientras él estaba lejos.

El hombre a quien había dado cinco talentos los usó. Los invirtió y ganó cinco más. El hombre que recibió dos talentos hizo lo mismo. Pero el que recibió un talento lo enterró en la tierra porque estaba lleno de miedo de poner un pie afuera y hacer algo. Temía la responsabilidad.

Cuando el señor regresó, alabó a los siervos que habían tomado lo que se les dio y habían hecho algo con ello. Pero al hombre que enterró su talento y no había hecho nada con el, le dijo: “ ¡Siervo malo y perezoso fuera castigado severamente.
Claramente podemos entender a través de esta parábola que no hay siervo de Dios sin talento. Lo que sí hay son siervos malos, negligentes y con miedo, aunque talentosos, ocultan sus talentos. Allí habrá el lloro y el crujir de dientes.

Te exhorto a reaccionar a la capacidad que Dios ha puesto en ti, haciendo todo lo que puedas con ella, para que cuando el Señor regrese, no tengas que devolverle lo que te dio, sino otra porción más.

La Biblia nos muestra claramente que la voluntad de Dios para nosotros es que llevemos buenos frutos (Juan 15:16).

Si usted sabe que Dios le pide que haga algo, no vuelva hacia atrás sólo porque las cosas se ponen difíciles. Cuando las cosas se hacen difíciles, pase más tiempo con Dios, confíe más en El y reciba más gracia (Hebreos 4:16).

Dios les bendiga!
Sra Solange Guimaraes

20 febrero 2012

19 febrero 2012

Haciendo manualidades








¡Que lindo verdad!

Ahora te toca a ti, 

Haga una manualidad bien bonita com gomita y envie para el correo: ebi.mexico@gmail.com, 
vamos a publicar aqui en nuestro blog de la EBI su foto.

Pelicula de José









Educadoras,
Haga una tarde especial en la EBI, invite a los niños para ver la película de José.


Domingo Especial

Como podemos hacer con que los niños amen
levantarse temprano para ir a iglesia el domingo?


Cuando me propusieron este tema, yo quede pensativa sobre lo que iría a hablar, fue entonces que comencé a meditar en el asunto, y me acorde de algunas cosas...

Pues bien, ustedes que ya son madres o conviven con un niño muy cerca van a poder comprobar eso, y ustedes que no son madres acuérdense cuando eran niñas! rs

Cuando nosotras decimos a un niño que iremos a un parque de diversiones al día siguiente, o iremos a un club o a un lugar en donde aquel niño desea ir mucho, como es que ese niño queda? El queda quietico toda la noche y espera al papa o a la mama que le recuerde en la mañana?

No! Él ni siquiera duerme!

Él niño tiene tanta ansiedad porque llegue aquel día en que él va ser tan "feliz", que él durante toda la madrugada, prácticamente de hora en hora va recordarles a los padres preguntando si ya es la hora de irse...

Es o no es?

Y ahora cuando es para ir a la escuela, es así?

Infelizmente la mayoría de los niños odian ir para la escuela, y para muchas madres es un sacrificio hacer que se levanten para ir a la escuela.

Mas porque no existe una motivación en el niño cuando él va para la escuela y si existe una motivación cuando él va para un lugar que a él lo divierte?

Porque en ambos lugares él ya sabe lo que va a encontrar. Del mismo modo acontece con las clases en la EBI, el niño solo se va animar para levantarse temprano el domingo, si lo que él va a encontrar lo va a transformar de vida, y no me refiero sólo a juegos y diversión, mas principalmente al espíritu que es pasado en las clases.

Ahora la pregunta que debe tener cada una de nosotras es: y su clase es para los niños como la ida a un lugar que el mas desea o sólo es "mas" una ida de nuevo a la escuela?


18 febrero 2012

Historia: Jose en la prisión


Mismo preso, José permaneció confiado en Dios y el carcelero, el hombre que cuidaba de la prisión, vio que él era diferente y por eso lo colocó como encargado de los presos. Era él quien mandaba en todo aquel lugar. Nuevamente, José estaba dando un buen ejemplo, así como hizo cuando era mayordomo en la casa de Potifar.

Ocurrió que fueron mandados para aquella prisión el principal copero y el panadero de Faraón, pues ellos habían desobedecido y, por eso, fueron mandados para aquel lugar. José quedó encargado de cuidar de ellos.

Cierta noche, aquellos hombres tuvieron un sueño extraño que los dejaron preocupados. Entonces José les preguntó a ellos lo que había ocurrido, y ellos le contaron los sueños que tuvieron. ¿Saben lo que ocurrió? (Espere la participación)

José, lleno de sabiduría de Dios, explicó el porqué de aquellos sueños. Como ya explicamos en la otra clase anterior, en aquel tiempo Dios hablaba con las personas a través de sueños y, hoy, Él habla a través de la Biblia.

Niños, José explicó que el sueño del principal copero significaba que, en tres días, él volvería a trabajar para el rey. José pidió que cuando eso ocurriese, el copero se acordara de él y lo ayudara a salir de la prisión. El sueño del panadero significaba que el moriría en tres días. Pasaron los tres días y todo ocurrió como José había dicho. El panadero fue muerto y el principal copero fue liberado, pero se olvidó de José.

Pasaron dos años y José continuaba preso. Cierta noche, Faraón tuvo un sueño y quería entender su significado, en aquel momento, el principal copero se acordó que en la prisión había un joven que podría ayudarlo. ¿Saben de quien estoy hablando? (Espere la participación). ¡José, eso mismo! Él fue llevado hasta el Faraón. Llegando allí el rey de Egipto le contó el sueño. Niños, lleno de la sabiduría de Dios, José explicó que durante siete años habría mucho alimento en todo Egipto, pero después de eso vendrían 7 años de hambre, y que por eso el rey debería escoger un hombre sabio para que pudiese ayudarlo a resolver aquel problema. ¿Saben quién fue el escogido del Faraón? (espere la participación) José fue el escogido, pero continuaremos contando la historia de él la semana que viene.

José continúo confiando en Dios, mismo pasando por tantos problemas. Él creía que su sueño seria realizado, por eso enfrentó todas las luchas sin desanimar. Debemos perseverar también y nunca rendirnos, ¡amen!


Trabajitos de la semana:

 

  

  

    


  

 

15 febrero 2012

Mensaje para los padres


Haciendo la diferencia en la formación de los hijos


Nosotros que somos padres luchamos por el mismo sueño: ver a nuestros hijos felices, saludables e inteligentes. Pero, jamás estuvimos tan perdidos en la ardua tarea de educar.

La formación de niños y adolescentes sociables, felices, libres, emprendedores y temerosos a Dios es un gran desafío en los días de hoy. La falta de comunicación nunca fue tan intensa: los padres esconden sus sentimientos de los hijos, los hijos esconden sus lágrimas de los padres. Pa­dres e hijos viven aislados, raramente comparten tiempo y comentan sobre sus sueños, tristezas, alegrías o frustraciones.

No queremos ser héroes, pero si tenemos, que hacer la diferencia formando en nuestros hijos el carácter de Dios y para esto es necesario mucho amor, cariño y, sobre todo, ser un ejemplo para ellos a través de nuestras actitudes, pues aunque no nos percatemos, nuestros hijos están siempre observándonos.

Necesitamos ser educadores por encima de lo normal, es que queremos formar seres humanos inteligentes y felices, capases de sobrevivir en esta sociedad estresante. Necesitamos pedir siempre a Dios que nos ayude en esta jornada, pues educar es tener esperanza en el futuro, aunque el presente nos decepcionemos. Es sembrar con sabiduría y cosechar con paciencia.

Dios cuenta conmigo y cuenta con ustedes, para que nuestros hijos sean verdaderos hombres y mujeres de Dios.

Hoy la EBI existe con esta finalidad, de ayudar a nuestros hijos para que anden en la presencia de Dios, para construir una sociedad mejor. Contamos con la colabo ración de todos ustedes.

Dios los bendiga.
Sra. Solange Guimaraes

13 febrero 2012

Un lindo regalo





¡Hummm que rico!

A los niños les va a encantar esa rica paleta de oreo. 

10 febrero 2012

Dibujos de José


















Educadoras, ustedes pueden usar esas imagenes para enseñar a los niños la historia de José.