05 enero 2013

Historia: El sufrimiento del pueblo de Dios


Otro faraón fue elegido para gobernar Egipto, después que el Faraón amigo de José murió. Saben niños, el nuevo faraón era muy malvado y, en aquella apoca estaban naciendo muchos bebes israelitas. Por eso iba aumentando cada vez más el número de personas del pueblo de Israel. Pero a Faraón no le gusto ver el crecimiento del pueblo de Israel y tuvo una terrible idea! ¿Saben lo que él hizo? Él puso soldados para maltratarlos y obligarlos a trabajar más haciendo ladrillos de barro. Pobre del pueblo de Dios! Se levantaban bien temprano y se iban a dormir muy tarde, trabajan todo el día y no ganaban nada. Pero tanto sufrimiento no les impedía crecer, y eso dejaba al faraón con mucho odio. Entonces el dio la orden a las parteras para que mataran a todos los niños que nacieran y solo dejaran a las niñas. Las parteras, temiendo a Dios, no obedecieron a la orden del rey. Niños, 

Faraón se enojo mucho y dijo para los egipcios que ahogaran a todos los niños recién nacidos que encontraran en el rio. ¡Qué cosa tan horrible! Las madres se quedaban muy desesperadas, pues no podían hacer nada, pero Jocabed tuvo un hijito y consiguió estar con él tres meses. Pero cuando se dio cuenta que no podía esconderlos por más tiempo, decidió colocarlo dentro de una canasta en la corriente del rio. Niños, Jocabed creía que Dios protegería al bebe, y así fue. Las aguas del rio llevaron la canasta con el niño hasta donde se estaba bañando la hija de Faraón. María, la hermana del bebecito, fue siguiéndolos para ver lo que sucedería con su hermano. 

¿Niños, saben lo que sucedió? La hija de Faraón saco al niño de la canasta, la niña se aproximó y pregunto si quería que llamara a una mujer para que criara al niño. La hija de Faraón acepto la idea, y María le llevo a la propia madre para ser contratada, y crio al bebe hasta que estuviera mas grande. La hija del faraón le puso al bebe por nombre Moisés. 

Amiguitos, aun siendo un bebecito, Dios ya estaba protegiendo a Moisés, por eso no permitió que el muriera. Nuestro Padre Celestial también tiene un plan para nuestra vida, pues Él no desea vernos sufriendo. Tal vez ustedes estén pasando por un problema, pero no deben quedar tristes, crean que Dios está a su lado, esperando que ustedes pidan la ayuda de Él, y con certeza, muy pronto el vendrá a ayudarlos. Clamen a Él y díganle: ¡Jesús, yo necesito de Su ayuda! ¡Amén!

Reactions: