25 enero 2013

Historia: La liberación del pueblo de Dios

Amiguitos, dice la Palabra de Dios que los israelitas arreglaron todas sus pertenencias y sus animales y saldrían de Egipto. Qué gran alegre ellos sentían en aquel momento, pues estaban libres de la esclavitud. Ellos no estaban solos, pues Dios estaba junto con ellos, ¿Saben cómo? Durante el día, Dios los guiaba a través de una nube que los cubría y los protegía del sol del desierto, y, durante la noche, una columna de fuego iba frente a ellos iluminando el camino y los protegía del frio. Todo estaba muy bien, hasta que el faraón se arrepintió de haber liberado al pueblo y junto con su ejército, fue tras los israelitas. 

Ellos tuvieron mucho miedo y pensaron que iban a morir en el desierto. Moisés oro a Dios y le respondió: “¿Por qué clamas a mi Moisés?, di al pueblo que marche. Levanta tu cayado y divida el mar para que el pueblo pueda pasar en seco y hare que los egipcio los sigan y entren en medio del mar, y ahí Yo seré glorificado”, niños, después de que Dios hablo con Moisés, la nube que estaba frente al pueblo se paso para atrás para protegerlos del ejercito de Faraón. Moisés hizo conforme Dios había hablado y algo maravilloso sucedió. 

El mar se abrió formando dos grandes muros de agua y el pueblo paso por el camino que se formo en medio de ellos. El ejercito de Faraón comenzó a seguirlo por el mismo camino en medio del mar, pero cuando Moisés vio que todo el pueblo de Israel había pasado, él extendió las manos y las aguas volvieron para su lugar y todo el ejercito de Faraón se ahogo. Los israelitas se alegraron al ver el poder de Dios en aquel día. María, hermana de Moisés, junto con las mujeres, comenzó a cantar y a bailar festejando la gran victoria que Dios les había dado. 

Amiguitos, no debemos tener miedo ni pensar que estamos solos cuando las dificultades surjan en nuestra vida, pues Dios siempre está con nosotros, y nunca nos abandonara. Él oye nuestra oración y nos responde para que el nombre de Él sea glorificado. Él siempre dará la victoria para sus hijos, por eso debemos confiar en Él con todo nuestro corazón. ¡Quién va a confiar en Dios diga Amen!


Reactions:

1 comments:

Anónimo dijo...

Me encanta mostrar a mi hijo sus videos Sra.
Q bendición para él y todos los niños de la EBI. Gracias por tanto amor.