30 mayo 2013

Mensaje de fe


Cierta mujer pobre con una niña en sus brazos pasó delante de una cueva y escucho una voz misteriosa desde adentro que le decía : "Pasa y agarra todo que desee, pero no te olvides del principal". 

"Acuérdate, sin embargo, de una cosa: después de salir, la puerta se cerrará para siempre. Por eso, aprovecha la oportunidad, todavía no te olvides del principal..." La mujer entro en la cueva y encontró muchas riquezas. Fascinada por el oro y las joyas, puso la niña en el piso y empezó a juntar, ansiosamente, todo lo que se podía en su ropa. 

La voz misteriosa hablo nuevamente: "ahora, tu tienes nada más ocho minutos". Agotados los ocho minutos, la mujer cargada de oro y piedras preciosas, corrió para fuera de la cueva y la puerta se cerro... Se acordó, entonces, que la niña se había quedado y la puerta estaba cerrada para siempre! La riqueza duró poco y el desespero para siempre. El mismo pasa en este mundo, con tan poco tiempo de vida que tenemos, una voz siempre nos advierte: " no te olvides del principal!". 

Todavía, el aferrarse a las cosas materiales, las preocupaciones de esta vida fascinan tanto que el principal que es "DIOS" va quedando siempre a un lado... Siendo así, el tiempo aquí en la tierra se va agotando y dejando se un lado el esencial: "O tesoro da alma!"

¡No te olvides del principal!

Reactions:

1 comments:

consejera Alejandra Gf teen centenario dijo...

Sin duda una muy buena reflexion

no, hay que olvidarnos de lo principal que es nuestra salvacion
Dios les bendiga