31 agosto 2013

Historia: Dios nos quiere como amigos


Era una vez, una niña llamada María, ella era obediente a sus padres y a Dios, y le gustaba mucho bailar, aun en la presencia de Dios. la niña pertenecía a un grupo de danza de la escuela y también en grupo cerca de su casa. La niña entrenaba, con mucha dedicación, cada paso de danza nuevo. Tanta dedicación hacía de ella una mejor bailarina. Pero María no dejaba olvidada la escuela. Era una buena alumna en la escuela. 

Y aun con tantas actividades, ella no dejaba de leer las historias de la biblia. La profesora del grupo de danza de la escuela quería mucho a María, y no querían que ella se fuera de los grupos. Niños todos los año había un concurso de baile en aquella ciudad, y los dos grupos de danza en aquella ciudad, y los dos grupos de baile sonde María estaba se inscribieron en el concurso. 

María participo en la presentación de los dos grupos de baile y los dos grupos quedaron entre los cuatro mejores. Una semana antes de la gran final, Bianca, una de las niñas que bailaba con María en el grupo de la escuela, opino que no era correcta la actitud de María, pues María debería decidirse por un grupo de baile. ¿y si los dos grupos fueran para la final, que pasaría? María fue para su casa muy pensativa y pregunto para su mamá que era lo que ella opinaba, y ella le respondió: María, Jesús nos enseñan en Su palabra que un siervo no puede servir a dos señores, porque jamás conseguirá agradar a los dos al mismo tiempo. 

María le dijo que era eso justamente lo que estaba sucediendo, pues bailaba en dos grupos al mismo tiempo. Y la madre de ella le dijo que tenía que decidirse por uno. Pero sabía también que en nuestra vida debemos decidir a quién debemos servir: a Dios o al mundo. - Si, mamá yo ya elegí servir a Dios, y ahora voy a decidir en qué grupo voy a bailar. Después María eligió el grupo de baile de su casa, el cual gano el concurso. 

Niños, María tuvo que decirse por un grupo. Y nosotros también debemos decidir quién serviremos: si a Dios haciendo Su voluntad, o al mundo, haciendo la voluntad del mal. Aquellos que quieren ser amigos de Dios no pueden ser amigos del mundo. Cuando un niño dice grosería, desobedece a sus padres, pelea, no puede ser amigo de Dios. si ustedes quieren ser amigos de Dios, es necesario abandonar los malos hábitos y comportamientos equivocados y hacer solamente la voluntad de Dios. Quien desea ser amigo de Dios diga “YO”.

Reactions:

1 comments:

Anónimo dijo...

A SI ES MUY BUEN MENSAJE , NO PODEMOS SERVIR A DOS AMOS!! Dios es nuetros amo y señor solo el!!
EBI ZUMPANGO