25 enero 2013

Historia: La liberación del pueblo de Dios

Amiguitos, dice la Palabra de Dios que los israelitas arreglaron todas sus pertenencias y sus animales y saldrían de Egipto. Qué gran alegre ellos sentían en aquel momento, pues estaban libres de la esclavitud. Ellos no estaban solos, pues Dios estaba junto con ellos, ¿Saben cómo? Durante el día, Dios los guiaba a través de una nube que los cubría y los protegía del sol del desierto, y, durante la noche, una columna de fuego iba frente a ellos iluminando el camino y los protegía del frio. Todo estaba muy bien, hasta que el faraón se arrepintió de haber liberado al pueblo y junto con su ejército, fue tras los israelitas. 

Ellos tuvieron mucho miedo y pensaron que iban a morir en el desierto. Moisés oro a Dios y le respondió: “¿Por qué clamas a mi Moisés?, di al pueblo que marche. Levanta tu cayado y divida el mar para que el pueblo pueda pasar en seco y hare que los egipcio los sigan y entren en medio del mar, y ahí Yo seré glorificado”, niños, después de que Dios hablo con Moisés, la nube que estaba frente al pueblo se paso para atrás para protegerlos del ejercito de Faraón. Moisés hizo conforme Dios había hablado y algo maravilloso sucedió. 

El mar se abrió formando dos grandes muros de agua y el pueblo paso por el camino que se formo en medio de ellos. El ejercito de Faraón comenzó a seguirlo por el mismo camino en medio del mar, pero cuando Moisés vio que todo el pueblo de Israel había pasado, él extendió las manos y las aguas volvieron para su lugar y todo el ejercito de Faraón se ahogo. Los israelitas se alegraron al ver el poder de Dios en aquel día. María, hermana de Moisés, junto con las mujeres, comenzó a cantar y a bailar festejando la gran victoria que Dios les había dado. 

Amiguitos, no debemos tener miedo ni pensar que estamos solos cuando las dificultades surjan en nuestra vida, pues Dios siempre está con nosotros, y nunca nos abandonara. Él oye nuestra oración y nos responde para que el nombre de Él sea glorificado. Él siempre dará la victoria para sus hijos, por eso debemos confiar en Él con todo nuestro corazón. ¡Quién va a confiar en Dios diga Amen!


18 enero 2013

Historia: Las diez plagas


Moisés y su hermano Aarón volvieron a Egipto y fueron a hablar con Faraón, pidiéndole que liberara al pueblo de la esclavitud, pues deseaba llevarlo para adorar a Dios. A Faraón no le gusto nada aquel pedido y dijo para Moisés que no conocía al Dios del que le hablaba y no dejaría ir al pueblo. ¡Y aun dijo mas! Dijo que Moisés estaba distrayendo al pueblo e impidiendo que trabajaran bien. Después que Moisés y Aarón se fueron, Faraón mando que los soldados dieran más trabajo para el pueblo. Niños, los israelitas se quedaron muy enojados, pues empezaron a trabajar más que antes. 

Moisés se entristeció al ver que el sufrimiento del pueblo iba aumentando y hablo con Dios diciendo: “O Señor, ¿Por qué esta afligido este pueblo? ¿Es para esto que el Señor me envió?” Y Dios respondió: “Ahora tu veras lo que hare con este Faraón. Con mi mano poderosa voy a obligarlo a mandar que el pueblo de Israel salga de Egipto”. Moisés volvió hasta el Faraón, pero Dios endureció el corazón de él para que no hiciera caso a lo que Moisés le pedía. Grupo. Dios hizo esto para que su poder se manifestara en aquel país, ¿Sabe lo que Dios hizo? Envió diez plagas para Egipto. En la 1° plaga, Dios hizo que las aguas del rio Nilo se trasformaran en sangre; en la 2°, Él envío muchas ranas. En la 3°, transformo el polvo de la tierra en piojos. 

Hubo una plaga de moscas, enfermedades en los animales, heridas en los egipcios, lluvia de granizo, langostas, tres días de oscuridad sin que el sol apareciera, nueve cosas malas sucedieron. Pero aun así, Faraón no liberaba al pueblo. Por eso, Dios decidió anunciar la 10° y ultima plaga. Moisés le dijo al Faraón que, si él no dejaba al pueblo ir, los hijos más grandes de los egipcios morirían. Pero Faraón no creyó que eso sucedería. Dios mando a Moisés que avisara al pueblo de Israel que hiciera lo que Él mandara, así no serian afligidos por la 10° plaga. El pueblo hizo de la madera que Moisés oriento: mataron un cordero sin defecto y marco con la sangre del cordero la parte de arriba de las puertas de sus casas, para que nada malo sucediera con sus hijos. A esta preparación Dios le dio el nombre de Pascua, y fue en esta época que la primera Pascua aconteció. 

Dios mostro para el Faraón y para todo el pueblo que Él era el Dios creador, y que todas las cosas estaban sobre su dominio. ¡Ese es nuestro Dios! Él está siempre junto a nosotros y con sus manos poderosas hace que suceda el milagro que necesitamos así como el hizo con el pueblo de Israel. ¿Quién cree en eso? ¡Muy bien!


16 enero 2013

Influencia del bien


“Mi nombre es Bonifacia Gerónimo Sarado, hoy me encuentro muy feliz buscando a Dios, pero hace un tiempo atrás no era así. Yo era una persona que vivía angustiada por lo problemas, tenía dificultades económicas, ya que el dinero tenía una entrada y una salida rápida, no sé en qué se gastaba, pero esto me afligía bastante. Po las noches no podía dormir bien, tenía pesadillas, aunque en realidad mi vida completa, era una pesadilla. 

Mi hijo Juan Manuel de 9 años, comenzó a asistir a la Iglesia Universal con su tía, allí participa de la EBI, donde se aprende de Dios y se realiza una oración presentando a la familia en Sus manos. Manuel fue cambiando poco a poco su comportamiento, antes tenía un carácter muy feo, contestaba de mala manera a todo el mundo, era grosero y rebelde. Hasta que sus actitudes fueron cambiando y también su comportamiento. Siempre me decía: “mamá vamos a la Iglesia” a diario me invitaba, y yo le decía “hijo no puedo, como voy a hacer?”. 

Pero el continuó insistiendo, hasta que un día me dijo: “mamá, vamos a la Iglesia, hazlo por mí” aquellas palabras quebrantaron mi corazón de madre y le respondí: “está bien, vamos”, él se puso feliz. A partir del primer día que llegué a la Iglesia vi el cambio suceder en mi vida, me sentí despejada y llena de paz. Hoy puedo dormir tranquila por las noches, estoy prosperando, comencé a ver la vida de una manera diferente: con fe en Dios y esperanza de que puedo llegar a mis metas. 

Manuel se interesa en aprender lo que se enseña en la Ebi, y hasta ganó una Biblia por su dedicación y esfuerzo en la Escuela Bíblica Infanto Juvenil. En la escuela ha obtenido muy buenas calificaciones, agradezco a Dios por su perseverancia en traerme a la Iglesia. Hoy digo: nada ni nadie me quitará de la casa de Dios”.

Colaboración: EBI - Campeche


12 enero 2013

Historia: Moises el escogido de Dios


Moisés sabia que pertenecía al pueblo de Israel, y por eso no le gustaba verlos como esclavos, siendo maltratados por los egipcios. Cierto día, el salió para dar un paseo donde su pueblo trabajaba, cuando vio a un egipcio golpeando a un israelita, se quedo muy indignado. Él no acepto ver aquello y defendió al israelita. Por causa de eso, Moisés tuvo que huir de Egipto, fue para un lugar llamado Madian, en el desierto. Allá en aquel lugar conoció a una mujer llamada Séfora, con quien se caso y tuvo un hijo llamado Gersón. Moisés se convirtió en un pastor de ovejas y comenzó a vivir de una manera totalmente diferente de lo que vivía en el palacio del Faraón. Dice la biblia que Moisés estaba paseando con las ovejas, cuando llego al monte Sinaí, y en aquel monte, Moisés vio una zarza, una planta, que estaba ardiendo en fuego, pero no se quemaba. 

El se quedo tan sorprendido que pensó: Voy a acercarme para ver lo que sucede. Amiguitos, cuando intento aproximarse, Moisés escucho una voz que salía de en medio de la zarza y que le decía así: “Moisés, Moisés, no te acerques, quita el calzado de tus pies, porque el lugar en que tu estas, tierra santa es.” Amiguitos aquella voz era Dios. Así es! Dios tenía un recado muy importante para Moisés. Él dijo para Moisés que sabía cuanto el pueblo de Dios estaba sufriendo y que había oído el clamor de los Israelitas y por eso había descendido en aquel monte. Dios hablo para Moisés que él era el escogido para liberar al pueblo de la esclavitud, y que debería volver a Egipto a pedir al Faraón que liberara al pueblo de la esclavitud en que vivía. 

Niños, Moisés tuvo miedo y le dijo a Dios: ¿Quién soy yo Señor? Yo no tengo capacidad para hacer lo que el Señor me esta pidiendo. El pueblo no va a creer que yo soy el escogido para liberarlos, yo no se hablar bien, por favor, envía a otra persona en mi lugar. Niños Moisés no estaba creyendo en los planes que Dios tenía para su vida. Pero Dios le dijo que no tuviera miedo, pues después de ser libre, todo el pueblo iba a adorar el nombre de Dios y también a servirlo en aquel Monte. 

Amiguitos, Dios quiere usar a cada uno de nosotros. Por eso , debemos hablar de él para nuestros amigos, conocidos etc., para que ellos también se puedan liberar de todo lo malo. Dios dio autoridad a Moisés para que el volviera a la tierra de Egipto y liberara a su pueblo. Moisés jamás habría imaginado que Dios lo había escogido desde su nacimiento para que grandes cosas fueran realizadas a través de él, principalmente liberar al pueblo de la esclavitud.


Video:


Manualidades con la Tia Fany

Hola a todas,

Hoy les vamos a enseñar como hacer lindas cajitas de regalos.
Vean el video y aprendan con la Tia Fany.



Abajo esta el Molde:


05 enero 2013

Historia: El sufrimiento del pueblo de Dios


Otro faraón fue elegido para gobernar Egipto, después que el Faraón amigo de José murió. Saben niños, el nuevo faraón era muy malvado y, en aquella apoca estaban naciendo muchos bebes israelitas. Por eso iba aumentando cada vez más el número de personas del pueblo de Israel. Pero a Faraón no le gusto ver el crecimiento del pueblo de Israel y tuvo una terrible idea! ¿Saben lo que él hizo? Él puso soldados para maltratarlos y obligarlos a trabajar más haciendo ladrillos de barro. Pobre del pueblo de Dios! Se levantaban bien temprano y se iban a dormir muy tarde, trabajan todo el día y no ganaban nada. Pero tanto sufrimiento no les impedía crecer, y eso dejaba al faraón con mucho odio. Entonces el dio la orden a las parteras para que mataran a todos los niños que nacieran y solo dejaran a las niñas. Las parteras, temiendo a Dios, no obedecieron a la orden del rey. Niños, 

Faraón se enojo mucho y dijo para los egipcios que ahogaran a todos los niños recién nacidos que encontraran en el rio. ¡Qué cosa tan horrible! Las madres se quedaban muy desesperadas, pues no podían hacer nada, pero Jocabed tuvo un hijito y consiguió estar con él tres meses. Pero cuando se dio cuenta que no podía esconderlos por más tiempo, decidió colocarlo dentro de una canasta en la corriente del rio. Niños, Jocabed creía que Dios protegería al bebe, y así fue. Las aguas del rio llevaron la canasta con el niño hasta donde se estaba bañando la hija de Faraón. María, la hermana del bebecito, fue siguiéndolos para ver lo que sucedería con su hermano. 

¿Niños, saben lo que sucedió? La hija de Faraón saco al niño de la canasta, la niña se aproximó y pregunto si quería que llamara a una mujer para que criara al niño. La hija de Faraón acepto la idea, y María le llevo a la propia madre para ser contratada, y crio al bebe hasta que estuviera mas grande. La hija del faraón le puso al bebe por nombre Moisés. 

Amiguitos, aun siendo un bebecito, Dios ya estaba protegiendo a Moisés, por eso no permitió que el muriera. Nuestro Padre Celestial también tiene un plan para nuestra vida, pues Él no desea vernos sufriendo. Tal vez ustedes estén pasando por un problema, pero no deben quedar tristes, crean que Dios está a su lado, esperando que ustedes pidan la ayuda de Él, y con certeza, muy pronto el vendrá a ayudarlos. Clamen a Él y díganle: ¡Jesús, yo necesito de Su ayuda! ¡Amén!

Mes de Enero


En este mes de Enero, a través de la Revista del Educador, estaremos enseñando para los niños la historia de un joven que, aun siendo un bebe, sobrevivió a las aguas del Rio Nilo, creció como príncipe de Egipto, y por no negar su origen, acabo en el desierto, donde se torno un simple pastor de ovejas, pero en un momento muy especial, tuvo un encuentro con el Dios vivo y recibió una misión que lo hizo vivir una nueva vida. Moisés, el príncipe libertador, es del personaje que enseñaremos en este mes. 

Iniciaremos hablando sobre el sufrimiento del pueblo de Dios, después abordaremos el tema sobre la elección de Moisés. En la unidad 3, hablaremos sobre las diez plagas y concluiremos la Revista del Educador hablando acerca de la liberación de los Israelitas de Egipto. Educadora, así como fue con Moisés, Dios continúa escogiendo siervos, para que a través de ellos, pueda realizar cosas grandes. Entretanto, es necesario que nos coloquemos a Su disposición. 

Debemos confiar en el poder de Él, aun delante del mar de la vida, de las luchas, de la persecución. Y nosotras, educadoras cristianas, debemos enseñar eso para nuestros niños, pues Dios siempre oye nuestras oraciones: “Bienaventurado el que tú escojas y atraigas a ti...” (Salmos 65:4)

02 enero 2013

Video

Nuestro convivio de fin de año en la EBI con las educadoras del DF. 
Fue un dia muy especial. 

 ¡Feliz año nuevo!

2013 vamos por mas...