31 agosto 2013

Historia: Dios nos quiere como amigos


Era una vez, una niña llamada María, ella era obediente a sus padres y a Dios, y le gustaba mucho bailar, aun en la presencia de Dios. la niña pertenecía a un grupo de danza de la escuela y también en grupo cerca de su casa. La niña entrenaba, con mucha dedicación, cada paso de danza nuevo. Tanta dedicación hacía de ella una mejor bailarina. Pero María no dejaba olvidada la escuela. Era una buena alumna en la escuela. 

Y aun con tantas actividades, ella no dejaba de leer las historias de la biblia. La profesora del grupo de danza de la escuela quería mucho a María, y no querían que ella se fuera de los grupos. Niños todos los año había un concurso de baile en aquella ciudad, y los dos grupos de danza en aquella ciudad, y los dos grupos de baile sonde María estaba se inscribieron en el concurso. 

María participo en la presentación de los dos grupos de baile y los dos grupos quedaron entre los cuatro mejores. Una semana antes de la gran final, Bianca, una de las niñas que bailaba con María en el grupo de la escuela, opino que no era correcta la actitud de María, pues María debería decidirse por un grupo de baile. ¿y si los dos grupos fueran para la final, que pasaría? María fue para su casa muy pensativa y pregunto para su mamá que era lo que ella opinaba, y ella le respondió: María, Jesús nos enseñan en Su palabra que un siervo no puede servir a dos señores, porque jamás conseguirá agradar a los dos al mismo tiempo. 

María le dijo que era eso justamente lo que estaba sucediendo, pues bailaba en dos grupos al mismo tiempo. Y la madre de ella le dijo que tenía que decidirse por uno. Pero sabía también que en nuestra vida debemos decidir a quién debemos servir: a Dios o al mundo. - Si, mamá yo ya elegí servir a Dios, y ahora voy a decidir en qué grupo voy a bailar. Después María eligió el grupo de baile de su casa, el cual gano el concurso. 

Niños, María tuvo que decirse por un grupo. Y nosotros también debemos decidir quién serviremos: si a Dios haciendo Su voluntad, o al mundo, haciendo la voluntad del mal. Aquellos que quieren ser amigos de Dios no pueden ser amigos del mundo. Cuando un niño dice grosería, desobedece a sus padres, pelea, no puede ser amigo de Dios. si ustedes quieren ser amigos de Dios, es necesario abandonar los malos hábitos y comportamientos equivocados y hacer solamente la voluntad de Dios. Quien desea ser amigo de Dios diga “YO”.

Aprendiendo a ser padres



La Sra. Solange Amanthéa es una mujer como pocas. Ella es franca, sencilla, sonríe constantemente y dice lo que piensa. Sus palabras son directas y por eso llegan al alma, porque no habla con rodeos. Nadie tiene que preocuparse por saber qué estará pensando, pues permite a quien la escuche saberlo inmediatamente. Es una mujer honesta, con un profundo amor de mamá y que se preocupa por los otros. Alguien que no sólo planea sino actúa. La escritora del libro Aprendiendo a ser Padres.





1. Usted es escritora, artista, compositora, esposa y madre, todo, al mismo tiempo, ¿por qué abarcar tantas áreas?, ¿cómo logra hacerlo? 

R: Yo soy una madre que escribe y pinta. Primero aprendí a ser mujer, esposa y después madre. Sólo después vinieron las otras cosas, y no hago todo al mismo tiempo. Todo vino a su tiempo, comencé pintando, después vino la inspiración para escribir canciones y ahora, ya con mis hijos prácticamente educados, surgió el deseo de escribir. Así voy viviendo mis días. Cuando tengo oportunidad escribo, pinto, compongo. Y todos los días soy esposa y madre. Todo eso tiene una sola intención: hacer lo mejor para mi Dios, el Señor Jesucristo. Es una manera de retribuir lo que Él me ha dado, pues si no fuera por Él nada de eso existiría.

2. Háblenos un poco de su experiencia de vida, en sus palabras, ¿quién es Solange Amanthéa? 

R: Lo siento mucho, pero esta respuesta es la única que no sabré responder. ¿Quién es Solange Amanthéa?, pregúntalo a quien me conoce (risas).

3. Sabemos que tiene cuatro hijos y que acaba de escribir el libro “Aprendiendo a ser padres”, ¿qué la motivó a hacerlo? 

R: Lo que me motivó a escribir este libro fue ver mi dificultad y la de los padres –de modo general- respecto a educar a los hijos. Pues terminamos criando a nuestros hijos como fuimos criados, sin la dirección de Dios, sólo con la dirección de este mundo. Después de mis experiencias y de ver niños que llegan hasta nosotros en la EBI, totalmente traumatizados, malcriados y carentes de amor, el Espíritu Santo me motivó a escribir para los padres.

4. ¿Qué tiene de diferente este libro a otros que abordan el mismo tema?

R: No sé cuál sea la diferencia entre el libro que escribí y los otros que abordan el tema. Nunca me detuve a comparar o buscar diferencias. Lo que sí sé es que en Aprendiendo a ser padres busqué transmitir lo mejor de lo que aprendí y que de verdad funciona, pues es bajo la dirección del Espíritu Santo.

5. Particularmente para usted, ¿cómo ha sido la ‘aventura’ de ser padres? 

R: Para mí ser padre y madre es mucha responsabilidad. Amo a mis hijos y agradezco a Dios por cada uno de ellos todos los días. Sin embargo, del modo en que las cosas caminan y como este mundo está viviendo, sinceramente es preferible no tener hijos.

6. ¿Cómo ve usted al mundo?, ¿cómo definiría la vida? 

R: Estamos aquí de paso y lo que me llevo de esta vida es sólo una certeza: que un día veré el rostro de mi Señor y Salvador. El mundo es malo y está sujeto al maligno. Mientras esté en el mismo, cabe a mí estar cada vez más desapegada a él, pues todo se quemará. Mientras que ese día no llega es seguir siendo sierva de mi Señor Jesús, amando a Dios sobre todas las cosas y a mi prójimo como a mí misma.

7. ¿Le gustan las cosas complejas o simples? 

R: Me gustan las cosas simples y cabe decir aquí que cuanto más simples, más complejas son.

8. ¿Cómo sería su día perfecto? 

R: Para mí un día perfecto es poder despertar después de un sueño tranquilo, presentar mi día a Dios e ir a la Iglesia. Estar en convivio con mis hermanas y amigas de fe y poder ayudar a aquellos que lo necesitan, transmitiéndoles fe y vida.

9. ¿La Solange que leemos es la misma que alguien puede conocer en persona? 

R: Sí, soy la misma en cualquier lugar, no cambio.

10. ¿Cómo ha sido su experiencia en México? 

R: Encontré personas muy buenas y sinceras. Viví, estoy viviendo y voy a vivir muchas experiencias. Aquí he crecido como mujer, como esposa y como madre. Sobretodo he crecido como persona, pues en mi vida Dios tiene el control de todo. Amo al pueblo mexicano como amo al pueblo brasileño. Siento un cariño muy especial por este país que nos acogió con tanta generosidad.

11. ¿Qué espera de México? 

R: Yo espero lo mejor, pues hemos presentado al pueblo mexicano lo mejor que hemos recibido: una fe en un Dios vivo y poderoso que quiere bendecir a todos quienes le obedecen, pues no basta apenas creer que Él existe sino también obedecerlo.

12. Finalmente, ¿qué puede esperar México de usted?

R: México puede esperar de mí mi sinceridad, mi dedicación y mi cariño por todos los mexicanos, indistintamente.


29 agosto 2013

Mensaje de Fe: El anillo



Un joven dijo a su maestro:
- Me siento tan poca cosa que no tengo fuerza para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más? El maestro, sin mirarlo, le dijo:
- Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. 

Quizás después…, – y haciendo una pausa agregó- si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar. - Encantado, maestro – titubeó el joven pero sintió que otra vez era desvalorizado y sus necesidades postergadas. - Bien – asintió el maestro, que se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño de la mano izquierda y se lo dio al muchacho-, toma el caballo que está allí afuera y cabalga hasta el mercado. 

Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Vete antes y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas. El joven tomó el anillo y partió. 

Apenas llegó, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con algún interés, hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo. Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo. 

En afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un cachorro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro, y rechazó la oferta. Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado, abatido por su fracaso, montó su caballo y regresó. 

Cuánto hubiera deseado el joven tener él mismo esa moneda de oro. Podría entonces habérsela entregado al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda. Entró en la habitación. - Maestro -dijo-, lo siento, no es posible conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo. 

- Qué importante lo que dijiste, joven amigo -contestó sonriente el maestro-, debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él, para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuánto te da por él. 

Pero no importa lo que ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo. El joven volvió a cabalgar. El joyero examinó el anillo a luz del candil, lo miró con su lupa, lo pesó y luego le dijo:
- Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya , no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo. - ¿58 monedas?! -exclamó el joven-. - Sí -replicó el joyero-. 

Yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, ¿pero no sé? Si la venta es urgente. El joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido.
- Siéntate -dijo el maestro después de escucharlo-. Tú eres como este anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. 

¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor? Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño de su mano izquierda. ¡Así es usted educadora, una joya preciosa a los ojos de Dios, por eso no perca su valor, pues para Dios usted tiene un gran valor! 

 ¡Que Dios les bendiga!

26 agosto 2013

Manualidad

Hola queridos amigos del blog, 

 Hoy tenemos una linda manualidad para todos ustedes.

Es un cangurera decorado para los niños.

Vean el video y aprendan con la Tia Fany :-)



Molde:


23 agosto 2013

Historia: Jesús escoge 12 amigos


El Señor Jesús vivía rodeado de muchas personas. Algunas querían verlo, otras oír sus predicas y recibir los milagros. Pero entre la multitud, había 12 discípulos escogidos por Jesús para que estuvieran siempre con Él. Los discípulos eran: Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Jacobo hijo de Zebedeo, y su hermano Juan; 3 Felipe, Bartolomé, Tomás, Mateo, el publicano, Jacobo hijo de Alfeo, Lebeo, por sobrenombre Tadeo, 4 Simón, el cananita, y Judas Iscariote, el que también lo entregó. Entre los discípulos, había uno que era conocido como el discípulo amado y el nombre de él era Juan, Hijo de Zebedeo, y hermano de Jacobo. Los dos antes de convertirse en discípulos, eran pescadores, nosotros también podemos ser como Juan, un seguidor y amigo de Jesús. Jesús desea que seamos Sus amigos. 

¿Quieren saber que actitudes debemos tener para ser amigos de Jesús? Necesitamos aceptarlo como nuestro Salvador e invitarlo a vivir en nuestro corazón, y así tendremos un amigo de verdad, que estará con nosotros en todos los momentos. Y así como el discípulo amado estuvo siempre con Jesús, también estaremos con Jesús y Él estará con nosotros. 

Cuando Jesús estaba en la cruz para morir por todos nosotros, Juan fue el único discípulo que quedo al lado de Jesús, viendo el sacrificio que su gran amigo estaba haciendo. A pesar del dolor que sentía y el gran sufrimiento, Jesús estaba conquistando nuestra victoria, el derecho de vivir en el cielo con Él, Juan estuvo con Jesús hasta el momento de su muerte. Saben niños, juan no tuvo miedo de ser reconocido como uno de los discípulos, y no abandono a Jesús, y no abandono a Jesús. 

Juan amaba mucho a su amigo que estaba allí en la cruz. Jesús sabia de eso y aun en la cruz, Él apunto para María, su madre, y dijo a Juan: “Esta es tu madre”. Saben lo que hizo Juan? Él llevo a María, la madre de Jesús, para su casa, y la cuido como si fuera su propia madre. Que actitud tan linda él demostró con su amigo Jesús, ¿No es así? Juan amaba a Jesús de verdad, creyó en sus promesas y, más tarde, escribió el evangelio de Juan contando las maravillas que vio Jesús hacer y hablar, además de tres epístolas y el libro de Apocalipsis que habla sobre el regreso de Jesús. 

Amiguitos, si queremos tener una gran amistad con el Señor Jesús, debemos hacer como Juan, ser obediente y estar siempre cerca de Jesús. ¿Ustedes han sido amigos de Jesús haciendo lo que Él enseña, siguiendo y oyendo o que Él dice a través de Su palabra? No!! Entonces aprovechen la oportunidad y conviértanse en amigos de Él a partir de hoy. Quien desea eso diga Amen!

17 agosto 2013

Historia: El arca de Noé


Era una vez un hombre muy honesto, bondadoso, y que siempre obedecía a Dios. Noé era su nombre. Noé andaba con Dios, ósea, hacia la voluntad de Él. Los vecinos de Noé hacían muchas cosas malas que entristecía a Dios y por causa de muchos pecados, Dios decidió acabar con toda la tierra. Niños, no era justo que Noé y su familia sufrieran junto con aquellas personas que no respetaban a Dios. Y por eso, Dios le dijo a Noé la idea que había tenido: “Noé, voy a cavar con todo, pues la tierra está llena de violencia. Yo quiero que tu construyas un barco muy grande, con tres pasillos, puerta y ventana, porque voy a hacer caer sobre la tierra mucha, mucha lluvia. 

Pero no te preocupes Noé, pues yo hago contigo una alianza, y entraras en el barco tu y toda tu familia, tus hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos, y también dos animales de cada especie, un macho y una hembra. Aves, reptiles y toda especie de animales, siempre una pareja para que se conserven vivos.” Noé obedeció a Dios y comenzó a construir el arca y por ser muy grande, tardo casi 100 años para terminarla. Noé y su familia tuvieron que ser muy obedientes y tener mucha fe mientras construían el arca. Los vecinos de ellos debieron haberse burlado mucho de ellos, ¿no es así? En fin, después de tanto tiempo el arca quedo terminada. 

Noé y su familia y una pareja de animales de cada especie entraron en el arca. Dios cerró la puerta del arca y nadie podía abrir ni por dentro ni por fuera. Aquellas personas que quedaron fuera del arca continuaron riendo de Noé, hasta que comenzó a llover muy fuerte, y Lugo quedo todo inundado. Llovió durante 40 días y 40 noches sin parar. Entonces Dios se acorde de Noé y de los animales, hizo soplar un viento muy fuerte sobre la tierra, las aguas del diluvio bajaron y la lluvia paro. Después de 150 días, el arca se paró en el monte Arat, y ya se podía ver lo alto de los montes. Para saber si las agua habían bajado, Noé abrió la ventana y soltó un pájaro llamado cuervo. 

El cuervo voló, pero no encontró ningún árbol para quedar, y entonces volvió al arca de nuevo. Algunos días se pasaron y Noé soltó una paloma, y así como el cuervo, ella volvió. Después de siete días, el soltó la paloma nuevamente y de nuevo ella volvió, pero en su pico había una hoja de olivo. Noé espero siete días más, soltó nuevamente la paloma y ya no regreso. Aquella era la señal que era la hora de salir del arca, y fue el propio Dios que le dijo a Noé que saliera con toda du familia y mando que ellos tuvieran muchos hijos, para que poblaran la tierra. 

Entonces Noé salió del arca. ¿Saben cuál fue la primera cosa que él hizo? Hizo un altar de piedras. Noé ofreció un sacrifico al Señor. Dios quedo muy feliz con aquella ofrenda y dijo que nunca más destruiría la tierra y que, mientras la tierra existiera habría semillas, frio, calor, verano, invierno, día y noche. Dios bendijo a Noé y toda su familia. 

Niños, Noé era amigo de Dios y, por causa de él. Dios hizo una alianza que nos beneficia hasta hoy. Dios coloco un el cielo un arcoíris como señal de alianza con Noé y con toda la humanidad. Dios dijo que nunca más destruiría la tierra con un diluvio. Y por eso, niños, que cada vez que llueve muy fuerte, luego enseguida aparece un arcoíris en el cielo. Amiguitos, cuando somos amigos de Dios, somos protegidos por Él, así como fue con Noé. ¿Entendieron? Amén!


Mensaje de Fe


Los buenos ojos 

Un hombre vivía en el desierto y tenía cuatro hijos todavía adolescentes. Queriendo que sus hijos aprendieran la valiosa lección de no precipitarse en juzgar, los envió a una tierra en la que había muchos árboles. Pero los envió en diferentes épocas del año. 

El primer hijo fue en invierno, el segundo en primavera, el tercero en verano y el más joven fue en otoño. Cuando el último de ellos volvió, el padre los reunió y pidió que relataran lo que habían visto. El primer hijo dijo que los árboles eran feos, medio curvos y sin ningún atractivo.

El segundo hijo disintió y dijo que en realidad, los árboles eran muy verdes y llenos de brotes, y parecían tener un buen futuro.

El tercer hijo dijo que ellos estaban equivocados, porque estaban repletos de flores, con un aroma increíble y una apariencia maravillosa.

Ya el más joven no estuvo de acuerdo con ninguno y dijo que los árboles estaban tan llenos de frutos que se curvaban por el peso, pasando la imagen de algo lleno de vida y sustancia. Entonces, aquel padre explicó a sus hijos adolescentes que todos estaban en lo cierto. En verdad ellos vieron los mismo árboles en diferentes estaciones de aquel mismo año.

Él dijo que no se puede juzgar un árbol o a las personas sólo por una estación o etapa de su vida. Él explicó que la esencia de lo que ellas son, la alegría, el placer, el amor, pero también las etapas aparentemente malas que vienen de aquella vida sólo pueden ser medidas al final de la jornada, cuando todas las estaciones terminaron. Si desiste cuando llega el “invierno”, usted va a perder las promesas de la primavera, la belleza del verano y la plenitud del otoño.

No permita que el dolor de apenas una “estación” destruya la alegría de todas las otras. No juzgue la vida por apenas una etapa. Persevere a través de los caminos difíciles, y, con certeza, ¡mejores épocas vendrán! Viva de forma simple, ame generosamente, ocúpese de sí mismo profundamente, hable educadamente… ¡Y deje el resto con Dios!

La felicidad lo mantiene dulce. 
Los dolores lo mantienen humano. 
Las caídas lo mantienen humilde. 
El éxito lo mantiene brillando. 
Las pruebas lo mantiene fuerte. 
¡Pero, solamente Dios te mantiene avanzando! 

¡Que Dios les bendiga!

13 agosto 2013

Manualidades


Hola Educadoras,

 Hoy vamos aprender hacer unas lindas cajitas para guardar nuestros sobres de la EBI y tener siempre todo organizado.

¿entonces vamos aprender?


Materiales: 1 caja de zapatos, 1m de listón, tijeras,diurex,lápiz adhesivo,silicon caliente, 1m de papel américa del color de su preferencia,stickers,una imagen de megui y la palabra del sobre y el sobre que sera de la caja.


Paso 1: Forramos con el papel américa la caja y la tapa de la caja como en la imagen arriba.


Paso 2: En el contorno de la tapa colocamos el listón y lo pegamos con el silicon caliente y esperamos a que se seque.


Paso 3: Continuamos con la tapa y pegamos el sobre junto con la imagen de megui y decoramos con stickers a su preferencia.


Paso 4: En la parte de la caja colocamos la frase del sobre de la EBI y decoramos con stickers cerramos la caja y listo.


Educadoras, espero les gusten y preparen las suyas para tener todas sus clases organizadas.

09 agosto 2013

Historia: Dios es nuestro Padre


Lázaro, Marta y María eran hermanos, y tenían un amigo muy especial, que hacia milagros. ¿Saben de quien estoy hablando? (espere la participación) Jesús. Así es! Ellos eran amigos de Jesús. Un día Lázaro se enfermó, y sus hermanas quedaron muy preocupadas y mandaron avisar a Jesús que su gran amigo estaba enfermo. 

Cuando Jesús recibió la noticia, dijo para los discípulos que, por causa de aquella enfermedad, el poder de Dios se manifestaría, y muchos alabarían el nombre de Él. El Señor Jesús, aun sabiendo que Lázaro estaba muy enfermo, después de recibir la noticia, aun permaneció un poco más en aquel lugar. Después de dos días, Él llamo a sus discípulos y les dijo que iría con Lázaro a despertarlo, pues estaba durmiendo. Amiguitos, los discípulos pensaron que en realidad Lázaro estaba dormido pero Jesús les explico que estaba muerto y lo iba a resucitar. Algunas personas fueron hasta la casa de Marta y María para consolarlas pues ellas quedaron muy tristes. 

Cuando Marta supo que Jesús había llegado, corrió hasta Él y entristecida le dijo que si Él hubiera estado ahí Lázaro no hubiera muerto. Jesús le dijo que confiara en Dios, pues Lázaro viviría nuevamente. Ella creyó en aquellas palabras y fue a avisar a su hermana que Jesús había llegado. María lloro cuando vio a Jesús y le dijo la misma cosa que Marta: si el Señor hubiera llegado antes, nada de eso hubiera sucedido. El Señor Jesús quedo muy triste y hasta lloro, pues Lázaro era Su amigo. Después de eso, Jesús fue hasta el lugar donde estaba sepultado Lázaro y mando que quitaran la piedra que cerraba la entrada al túmulo. 

En aquella época, los muertos eran sepultados en cavernas que eran cerradas por grandes piedras. Llegando a la puerta del túmulo, Jesús grito: “Lázaro ven fuera”. E inmediatamente, él salió de dentro del túmulo con los pies, las manos y el rostro envueltos con tiras de tela. Jesús mando que lo desenvolvieran y lo llevaran para casa. Qué gran alegría, un verdadero milagro! Jesús resucito a Lázaro, Su amigo.  

Niños, que alegría poder tener un amigo tan especial como Jesús, no es así? Él también es nuestro Padre protector que nos cuida. Jesús sabe todo lo que necesitamos y nos atiende cuando oramos con fe. Él conoce nuestra vida y nos va a responder, así como respondió a María y Marta resucitando a Lázaro. 

¡Quien de aquí es hijo de Jesús, levante la mano! Entonces obedezcan a Él y procuren siempre hacer Su voluntad. Dios queda muy feliz cuando los hijos obedecen a los padres. Por eso, respete a sus padres y responsables, y si el aun no sirve a Dios crea que , muy pronto, Jesús va a dar e él una nueva vida, así como se la dio a Lázaro.



03 agosto 2013

Recursos para la clase

Hola amigos,

¿Les gustan los dulces?

... El recurso de hoy es una canasta de dulces para contar la historia de la semana.
Atras de cada dulce hay uma imagen de la historia de Abraham.

¿Les gustaron?





Colaboración: EBI - Tampico


02 agosto 2013

Historia: De siervo a amigo


Era una vez un hombre llamado Abram. Él estaba casado con Sarai y vivian en un lugar llamado Ur. Sarai era estéril, y por eso no podía tener hijos. Saben niños, Abram soñaba con ser padre. Un día Dios le dijo a Abram: “Sal de tu tierra, de en medio de tus parientes y de la casa de tu padre y ve para la tierra que Yo te mostrare. Tus descendientes van a formar una gran nación. Yo te bendeciré, y tu nombre será famoso...” (Génesis 12:1,2). 

Saben niños, Abram tenía mucho tiempo viviendo en aquel lugar y tenía bueyes, vacas, ovejas, etc. Abram vivía una vida muy buena y tenía que dejar todo, para obedecer la orden de Dios. En aquel momento, Abram mostro que era siervo de Dios y rápidamente se preparó para viajar, aun sin saber a dónde ir. Un día, durante el viaje, Dios prometió a Abram que Sarai quedaría embarazada. Abram no quiso saber cuándo eso sucedería. 

Niños, Dios vio la obediencia de él y cambio el nombre de él para Abraham., que significa “Padre de mucha gente”. Y Sarai se pasó a llamar Sara, pues ella tendría un hijo, ósea, Dios iba a bendecirla y de ella nacerían naciones y reyes. Pasaron años, Abraham estaba bien viejito y Sara no se embarazaba. Más un bello día, el Señor y dos ángeles aparecieron para Abraham que Sara tendría un hijo y, un año después, ella tuvo un niño que fue llamado Isaac, y era la gran alegría de ellos. Pero una vez más Dios decidió probar la fe y la obediencia de Abraham. 

Dios pidió a Abraham que ofreciera a Isaac como sacrificio. Pero una vez más Dios hizo un pedido muy difícil para Abraham. Abraham era un gran siervo de Dios, y aunque espero este hijo por años no tuvo duda que debería obedecer a Dios. Abraham decidió obedecer sin reclamar, organizo todo y fue para el monte que Dios había mandado. Saben niños, Abraham creyó que nada malo le pasaría al niño. 

Cuando estaba preparado para sacrificar a su hijo, dios le dijo: “No lastimes al niño, y no le haga ningún mal, ahora sé que usted teme a Dios...” (Génesis 22:12) Abraham miro para atrás y vio un cordero. Él lo tomo y lo ofreció como sacrificio para Dios, en lugar de Isaac. Pero una vez más Abraham provo que era obediente, y Dios fue fiel con él, pues Isaac se convirtió en un hombre que fue abuelo de los hijos de Jacob, ósea de aquellos que dieron origen a las tribus de Israel. 

Dios vio que Abraham lo amaba de verdad, aun por encima del amor que tenía por Isaac. Niños, Abraham era un siervo obediente a Dios, pero allá en el monte se convirtió en amigo de Dios. Él fue a sacrificar a su hijo Isaac y descendió del monte como padre de una gran nación, inclusive nuestro, pues Abraham, según la biblia, es considerado nuestro padre de la fe. Además otro hecho sucedió también en aquel momento: Abraham subió siervo de Dios y descendió como su amigo, pues mostro que respetaba y amaba a Dios por encima de todo. Muy fuerte, ¿no es así niños? Vieron la importancia de obedecer la palabra de Dios, pues solo así nos convertimos amigos de Él.