04 enero 2014

1ª unidad: El medico Lucas


Amiguitos, el Señor Jesús escogió doce hombres para que fueran sus discípulos. ¿Saben cuál era la función de ellos? (espere la participación) Los discípulos tenían la función de, junto con Jesús, hablar para las personas sobre la salvación, sobre el reino de los cielos. Los doce oraban y las personas eran liberadas y curadas. 

¡Milagros también ocurrían a través de ellos! Antes que fueran discípulos, ellos tenían sus trabajos, pero dejaron todo para seguir a Jesús. Las profesiones son muy importantes. ¿Imaginen si no hubiese los médicos? ¿Ya pensaron en eso? ¿Cómo harían los enfermos? ¿Quién cuidaría de ellos? ¿Y si hubiese médicos y no existiesen los empleados de limpieza? ¿Quién dejaría el hospital limpio? ¿Cómo sería? Ciertamente, el médico tendría una cierta dificultad para trabajar en un lugar sucio, ¿no es cierto? Sería un riesgo hasta para los pacientes para que fuesen atendidos en el medio de la suciedad. 

¿Vieron cómo las profesiones son importantes? Aun Dios dando la inteligencia a los médicos, aun así existe enfermedades que ellos no pueden curar, pues son incurables, o sea, no tiene cura. Pero hay un Médico todo poderoso que puede curar todas las enfermedades. 

¿Saben de quien estoy hablando? (espere la participación) Jesús, ¡así es! Solo Él tiene el poder. Niños, los médicos ya existían en la época de Jesús, ¿sabían? Pero, en aquel tiempo, cuando un enfermo necesita de ayuda, el médico iba hasta la casa del paciente y lo atendía. Lucas era uno de esos médicos. Él siempre estaba junto de su amigo Marcos, el que escribió el libro del Marcos, de la Biblia. Lucas oyó hablar de Jesús y aprendió que a través del Nombre de Jesús los enfermos podrían quedarse curados, hasta de las enfermedades más imposibles. 

El médico Lucas pasó a creer en Jesús y se tornó un médico muy especial, pues ahora Jesús estaba en su corazón. Saben amiguitos, cierta vez Jesús pasó a bendición para los discípulos, dándoles a ellos autoridad para curar todas las enfermedades, inclusive las graves. ¡Qué maravilla! Los doce y después los setenta hombres. Que Jesús escogió tenían el poder de curar a todos.
Reactions: