11 febrero 2014

Alguien creyó en mi: Yohana


Desde qué estaba pequeña, veía personas que ya habían muerto, hasta tenía una "amiga imaginaria" con la que siempre hablaba. Un día mi mama me llevo a una casa de limpias y le dijeron que yo tenía un don. El tiempo paso y esos problemas en mí fueron aumentando, mi vida era normal como la de toda chica de hoy en día, me encantaba ir a fiestas tener muchos amigos, sentirme “libre”, Ya que en casa tenía muchos problemas pues mis papas se peleaban al igual que mis hermanos y todo esto me hacía sentir mal, me sentía vacía, triste, siempre estaba amargada.

Me volví muy rebelde, no me importaba nada, todo me valía, en la secundaria no me gustaba estudiar así que decidí salirme, con mis 12 años de edad empecé a drogarme con: Tonsol,  Marihuana, entre otras drogas, empecé a tomar y fumar excesivamente, a tener varias relaciones sentimentales a la vez, andaba con personas mucho mayores que yo incluso que ya tenían hijos, aveces no dormía en mi casa por estar en la calle drogandome con mis amigos, en este transcurso de mi vida tenía mucho rencor, odio, me sentía mal, deprimida sin ganas de vivir no le encontraba sentido a la vida, pero ni aun así quería cambiar. Asistí a casas de limpias y demás pero nada, ¡todo seguía igual! , mis tormentos espirituales crecieron escuchaba voces, veía sombras estaba desesperada.

Pero un buen día mi Mama me hizo una invitación a la Iglesia, llegue un viernes ya manifestando muy fuerte, ese día yo no comprendía lo que había pasado, pero dentro de mi había paz la cual hace mucho ya no había, nació dentro de mí una fuerza que me motivó a seguir asistiendo poco a poco. Fui viendo cambios, mi vida se fue restaurando, los rencores que tenia desaparecieron, deje las malas amistades, pude perdonar, me libere, fui bautizada y al recibir el Espíritu Santo fue el cambio total en mi vida, me convertí en una mujer de Dios, plena, feliz, alegre, con sueños y metas; tiempo después comencé a servir a Dios como obrera, ayudo en la EBI, me llena todo lo que hago, hoy toda mi familia está en la presencia de Dios, Mi vida se transformo totalmente, sé que Dios tiene un propósito grande para mi, Fue difícil claro... pero valió la pena.


Educadora Yohana Anguiano con su mamá.
Tlaquepaque, Jalisco

Reactions:

1 comments:

Maria del Socorro Garcia Castro dijo...

Es maravilloso como DIOS puede actuar en nuestras vidas,