21 febrero 2014

Historia: Los viajes de Pablo


En la ciudad de Listra sucedió algo muy triste con pablo: los judíos que vinieron de otra ciudad, convencieron a la multitud de apedrearlo, y después lo arrastraron para fuera de la ciudad pensando que estaba muerto. Pero cuando los discípulos se junaron para volver por el, él se levanto y entro a la ciudad de nuevo. En el día siguiente, Pablo y Bernabé partieron a la ciudad de Derbe. Él era muy perseverante y no se preocupaba con la persecución! Después, ellos viajaron en barco para varias ciudades, ayudando y motivando a los cristianos que Vivian ahí. 

Ellos enseñaban que era necesario esforzarse para entrar en el reino de Dios. En cada Iglesia y ciudad que ellos pasaban, ellos escogían hombres de fe para predicar el evangelio, oraban, ayunaban, y los entregaban a Dios para que los protegiera. Ellos seguía alegres y contentos predicando el evangelio, levantando obreros y lideres para las nuevas Iglesias que iban siendo abiertas. Cada día las Iglesias eran mas fuertes en la fe y aumentaba el número de convertidos. 

Pablo era un hombre muy obediente a Dios, y donde el Espíritu Santo lo mandaba a ir, inmediatamente él iba. Muchas personas en aquella ciudad fueron curadas y liberadas, inclusive una joven esclava que adivinaba el futuro, cuyos dueños la usaban para ganar dinero. La pobre joven era dominada paor espíritus malos y Pablo, indignado con la situación de la joven, la libero. Niños, los dueños de la esclava se quedaron muy furiosos con Pablo y Silas, y los llevaron con las autoridades. Ellos fueron golpeados y llevados a la prisión. 

¿Creen que ellos se quedaron tristes con lo que sucedió? No!! A la media noche, ellos comenzaron a cantar y a orar a Dios, entonces de repente, hubo un terremoto y las cadenas que mantenían presos a Pablo y Silas se rompieron y las puertas de la cárcel se abrieron. Y cuando el carcelero despertó, cuando vio las celdas abiertas, se desespero mucho, con miedo de que los prisioneros hubieran huido. Su desespero fue tan grande que él pensó en quitarse la vida. 

Pero, Pablo impidió que eso pasara, informándole que nadie había huido. El carcelero se quedo muy feliz que se arrodillo delante de Pablo y le pregunto: ¿Qué debo maravilla!!! ¿Saben lo que sucedió? Él y toda su familia oyeron la Palabra de dios, aceptaron a Jesús como Salvador de sus vidas y se bautizaron. Ellos llevaron a Pablo y silas para su casa, comieron juntos y demostraban una gran alegría por haber creído en Dios.  

Dios permitió que Pablo y Silas fueran presos para que hablaran de Jesús par el carcelero y su familia. Si ellos no hubieran estado en prisión, aquella familia perdería la oportunidad de oír la Palabra de Dios, y de convertirse. Al ver aquella familia alegre y contenta por conocer a Dios, Pablo y Silas se animaron mas y mas para hablar de Jesús sin cansarse, no se quedaron con miedo de ser presos nuevamente; al contrario, ellos seguían viajando para otras ciudades con mucha alegría.


Reactions: