28 febrero 2014

Historia: Pablo predica para las autoridades


Pablo sigui sus viajes misioneros, y esta vez fue para Jerusalén. Al llegar a la ciudad, él fue corriendo a hacer lo que mas le gustaba: hablar de Jesús para las personas. Cuando los religiosos lo vieron, motivaron al pueblo para agarrarlo y maltratarlo. Un guardi, cuando vio el escandalo, agarro a Pablo queriendo saber que era lo que él estaba haciendo. Pero, los gritos y la confusión eran tantas, que él, para proteger a Pablo, decidio llevarlo para las autoridades. 

Aun viendo la furia de la multitud, pablo pidió permiso para hablar con el pueblo y contar su historia, desde la época que odiaba a los cristiano hasta que tuvo un encuentro con Jesús, y como ahora era un hombre totalmente transformado, que serbia al Dios vivo que resucito a Jesucristo. Ah! Que actitud tan valiente tuvo Pablo. Él estaba siendo criticado, maltratado por causa de su fe en Jesús, pero no perdió la oportunidad de confesar que Jesús era su Señor. 

La multitud, aun después de oírlo, no quiso aceptar la verdad. Pablo quedo preso en la fortaleza, y durante la noche Jesús le dijo que tuviera valentía y no tuviera miedo, pues necesitaba que él hablara de Él también en Roma. Pablo se quedo muy feliz al saber que todo por lo que estaba pasando era para que la Palabra de Dios fuera llevada a todas las personas. Mientras estaba preso, algunos hombres trataron de matarlo, pero el comandante se entero e inmediatamente llevo a Pablo para otra ciudad. 

En la ciudad de Cesarea, Pablo dio su testimonio frente al gobernador Felix, que vio que Pablo no tenia ninguna culpa, pero aun así lo mantuvo preso, el rei Agripa y al reina Berenice fueron a pasar algunos días en Cesarea, y el gobernador les hablo respecto a Pablo, que tuvo la oportunidad de hablar de Jesús para ellos y para todas las autoridades de la ciudad. Todos escucharon muy atentos y el rey comento que Pablo casi lo convenció para volverse cristiano. 

Niños, ¿ustedes entendieron porque Pablo se quedo preso? Para poder hablar de Jesús para las autoridades! Nosotros no podemos tener miedo ni vergüenza de hablar a las personas de lo que Jesús hizo en nuestra vida, porque cuando creemos en el, y pedimos Su ayuda, él nos da fuerzas y valentía y toda la vergüenza se va. Ustedes entendieron niños?


Colaboración: Educadoras de Guadalajara
Reactions: