05 abril 2014

Historia: El fariseo y el publicano


Jesús nos enseña que debemos ser humildes y tratar bien a nuestros compañeros y a las personas que están a nuestro alrededor. Cierta vez el conto una historia para algunas personas que pensaban que estaban bien solo porque conocían toda la biblia, pero no practicaban lo que ella decía, y por eso Vivian despreciando a los otros. Jesús les dijo al respecto de dos hombres, uno era fariseo. Los fariseos les gustaba estudiar la biblia, y por eso conocían todo sobre Dios, el otro hombre era publicano. 

Los publicanos eran cobradores de impuestos, y engañaban a las personas cobrando de más para quedarse con el dinero. ¿Qué feo verdad?! Ellos fueron a la iglesia para orar, y en el momento de la oración el fariseo comenzó a exaltarse diciendo que el hacia todo bueno para Dios y por eso él era mejor que todas las personas, y mejor que el publicano que estaba allá atrás de la iglesia. El publicano, triste y arrepentido de hacer tantas cosas malas, oraba con la cabeza baja pidiendo a Dios que lo perdonara y tuviera misericordia de él. Él decía: Señor, perdóneme, pues soy el peor de todos los hombres.

Dios no se alegra cuando nos creemos mejores que las otras personas y los maltratamos. Él se alegra cuando reconocemos que somos llenos de fallas y errores y que necesitamos de Su ayuda. Aunque sepamos orar y algunas historias de la biblia, no debemos despreciar ni maltratar a aquellos que no conocen. Nunca debemos actuar como los fariseos y si como el publicano, reconociendo que no somos nada ni mejor que nadie.



Colaboración: EBI - Veracruz


Reactions:

1 comments:

Martha Tovar dijo...

Muy lindo!!! un abrazo a las educadoras de Veracruz con cariño :)