07 abril 2014

Mes de Abril


En la Revista del educador de este mes estaremos dando continuidad a las historias que Jesús conto a través de las parábolas como la de la higuera, del buen y el mal siervo, y en especial, hablaremos de la Pascua. La fiesta de la Pascua es la más especial de todas, pues en ella conmemoramos la resurrección de nuestro Señor y Salvador Jesucristo y recordamos el sacrificio hecho por Él para salvar a toda la humanidad. 

La fiesta de la Pascua fue establecida después de la liberación de los israelitas, que estaban siendo esclavizados en Egipto por el Faraón. La sangre del cordero sin defecto, que fue sacrificado fue esparcida en las puertas de las casas del pueblo de Israel para librar a los primogénitos del ángel de la muerte, simboliza el cordero de Dios (Jesús) que sería sacrificado en favor de cada uno de nosotros. 

Gracias a ese sacrificio, hoy, al aceptar al Señor Jesús como Salvador, somos libres de la esclavitud espiritual, recibiendo el derecho de la vida eterna. Por eso tenemos motivos de sobra para alegrarnos. Educadora, haga el domingo de la Pascua un día de fiesta en la EBI. Lleve a los niños a comprender que la muerte y la resurrección de Jesús es la demostración del gran amor de Dios por nosotros, y por eso, es un día de gran alegría. 

“De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna.” (Juan 3:16)

Reactions: