30 mayo 2014

Historia: Amando a mi projimo


Julia era una niña linda y obediente. Ella sacaba buenas notas en los exámenes y siempre era elogiada por los profesores en la escuela. A Julia le gustaba jugar, bailar y nadar pero la cosa que más le gustaba hacer era invitar algunas de sus amiguitas a visitar la EBI, donde siempre iba con su mamá. En la EBI le gustaba oír las historias que la tía contaba, hacía las actividades con mucho esmero y era muy atenta en memorizar los versículos de la semana. Una de sus compañeritas de escuela llamada Rita, le tenía envidia y siempre aprovechaba alguna oportunidad para perjudicarla. 

Qué situación tan fea, ¿no es así niños? Un día, durante la clase, Rita arrojó una bola de papel al tablero y le dijo a la profesora que Julia era quien lo había hecho, sin embargo la profesora sabía que Julia no actuaría de esa manera, además de eso, todos los demás compañeros vieron el momento en que Rita lanzó la bola de papel al tablero, y todos a una sola voz, defendieron a Julia. Ah niños! Ahí no había nada que hacer, Rita tuvo que confesar lo que había hecho. Al día siguiente cuando sonó la campana del descanso, todos se reunieron en el patio de la escuela para comer y conversar, sin embrago, Rita se hizo sola, triste allá en el rincón. 

Los niños querían saber que le estaba pasando, pero nadie se atrevía a acercársele temiendo ser maltratados por ella. Julia sin embargo, cogió su lonchera y fue hasta donde estaba Rita y le preguntó: ¿Por qué estas tan triste? Y Rita le respondió: Se me olvidó la lonchera en casa y tengo hambre. Ah, ¿es eso? Tengo aquí onces suficientes para las dos y las voy a dividir contigo. Rita miró a Julia sin entender, pero aceptó las onces. Los otros niños también se quedaron admirados en ver a Julia ayudando a una persona que tanto la perjudicó. Entonces, Julia aprovechó la oportunidad de hablar lo que aprendió en la EBI al respecto del amor al prójimo. Ella les contó a sus amiguitos que el Señor Jesús enseña que debemos ser bondadosos con todas las personas y amar a todos. Después de oírlo todo, Rita le ofreció disculpas a Julia y comenzó a participar de las clases en la EBI junto con ella. 

¿Vieron eso niños? Debemos amar a todas las personas aún aquellas que nos entristecen. En vez de quedarnos disgustados y tristes, debemos orar por ellos y desearles el bien. A Julia no le importó las maldades de su compañerita y no dejó de ayudarla cuando ella lo necesitó, mostrando con esa actitud que tenía el amor de Dios en su corazón. ¿Quien desea también tener ese amor? Entonces vamos a pedirle a Dios para que nos ayude amar a nuestro prójimo.



Colaboración: EBI - Acapulco

27 mayo 2014

Consejos básicos para la familia

Hola mis amigos del blog,

A partir de ahora vamos a empezar con varios consejitos basicos para las familias en la educación de sus hijos. No dejen de visitar nuestro blog a diario.

Abajo les dejo el 1º consejito, espero que les ayuden.
Dios los bendiga.




1. COMPARTIENDO LAS TAREAS DEL HOGAR 

Enseñar a los niños a compartir las tareas de la casa desde una edad temprana, les ayuda a ser responsables y a aprender como trabajar con otros. Estas son destrezas importantes en la vida que le ayudarán a su hijo a tener éxito en la escuela. 

Consejo: Cada miembro de la familia (abuelos, padres y niños) pueden compartir las tareas del hogar tales como poner la mesa, limpiar después de las comidas, lavar los trastes, sacar la basura, lavar la ropa y limpiar la casa y el jardín.

¿Cuanta fe es suficiente?


Cuando venimos a la Iglesia, escuchamos mucho acerca de la fe. Leemos sobre la fe en la Biblia y cantamos canciones que hablan de la fe, pero, ¿qué es la fe? Cuando decimos que tenemos fe, quiere decir que creemos que algo es verdad, aún cuando no lo vemos. Escuché una historia que nos puede ayudar a entender esto mejor. 

Un día, una niñita se perdió en un bosque cerca de la finca en la cual vivía. El agricultor, dueño de la tierra, encontró a la niña y le dijo “No tengas miedo; te llevaré a tu casa.” La niñita lo miró y con una sonrisa en su cara le dijo: “No tengo miedo. Sabía que vendría; estaba esperando por usted.”

-  “¿Esperando por mí?” dijo el hombre. “¿Qué te hizo pensar que vendría?” “Estaba orando para que usted viniera.” 

-  “¿Estabas orando?” preguntó el agricultor. “Cuando te escuché estabas diciendo A B C D E F G.” 

- ¿Porqué era eso?” Ella lo miró y dijo: “No estaba segura que decir, así que estaba orando con todas las letras del abecedario y dejando que Dios las pusiera en la forma que deseara. El sabía que estaba perdida y sabía cómo poner las letras en una forma mejor de lo que yo podría hacerlo. 

A pesar que la niñita no podía ver a Dios, ella tenía fe de que Él la amaba y que cuidaba de ella. Ella tenía fe de que si pedía que le ayudara, Él lo haría. 

¿Cuánta fe es suficiente? ¿Necesitamos tener mucha fe, o poca fe sería suficiente? La contestación puede sorprenderte. Los seguidores de Jesús le dijeron un día: “Danos más fe.” Jesús les contestó: “Si ustedes tuvieran una fe tan pequeña como un grano de mostaza podrían decirle a este árbol: 'Desarráigate y plántate en el mar, y les obedecería.'” ¿Saben cuán grande es una semilla de mostaza? ¡Es tan pequeña que es difícil de ver! Cuando tenemos fe en Dios, no importante cuán grande es nuestra fe, ¡lo que importa es cuán poderoso es nuestro Dios! ¡Con Dios, todo es posible! 


24 mayo 2014

Juego cristianos

Hola educadoras,

¡¡Miren que padre es juego!!

Hummmm esta super padre y divertido para hacer con sus niños.

Espero que les gusten :-)


23 mayo 2014

Historia: Fabio, el muchacho vengativo


Erase una vez un niño muy inteligente llamado Fabio, a él le gustaba ir a la EBI pero cuando estaba en clase, no prestaba atención en nada de lo que era enseñado y no dejaba que los otros niños prestaran atención. Otra de las cosas que a él le gustaba hacer era jugar con sus amigos frente a la casa y un día su mamá le regaló un lindo carro a control remoto. 

Fabio se alegró mucho con la sorpresa y enseguida fue a mostrarlo a todos sus amiguitos; Pablo era uno de ellos y se puso muy triste al ver aquel carrito en las manos de Fabio, pues ya que el único carro que tenía era viejo y además había sido usado por otro niño y una vecina suya se lo había regalado. Pobre Pablito, tenía envidia de su amigo porque no conocía a Jesús. Cuando tenemos al Señor Jesús en el corazón, jamás sentimos envidia de otros. Un día la madre de Fabio, preparó unas deliciosas onces e invitó a todos sus compañeritos para que comieran en su casa. 

Todos se alegraron muchísimo y aceptaron la invitación y después de haber degustado de tan ricos alimentos, Fabio tuvo la idea de salir a jugar una carrera de carros; y cogió todos sus carritos y le prestó un carrito a cada uno de ellos menos a Pablo, ya que éste había llevado el suyo. El juego comenzó y Pablito se enfureció porque su carro fue el último en llegar y viendo el carro de Fabio lo cogió y lo lanzó muy lejos que cayendo en el suelo el carrito se arruinó completamente. Fabio quiso vengarse y tomando en sus manos el juguete de Pablo también lo despedazó. 

¡Quién iba a imaginar que un juego iba a traer tantos pleitos! Pablo comenzó a llorar y la madre de Fabio salió a ver lo que estaba pasando y después de saberlo todo, ella conversó con Fabio y le hizo ver que su actitud no fue la correcta ya que él conocía al Señor Jesús y sabía que no debemos ser vengativos y sí perdonar aquellos que nos hacen mal. También le dijo que Pablo era un niño que no conocía de Dios y él no sabía nada de eso. En aquel momento Fabio quedó tan avergonzado y fue a pedirle perdón a su amiguito, los dos se abrazaron y continuaron jugando felizmente.

Fabio en aquel día aprendió dos grandes lecciones: -La primera era que necesitaba de prestar más atención en las enseñanzas de la E.B.I, para aprender más acerca de las coas de Dios y la otra fue que aprendió a que jamás se vengaría de nadie, pues esa actitud no agrada a Dios. ¿Entendieron?



Colaboración: EBI - Ecatepec

17 mayo 2014

16 mayo 2014

Historia: La historia de la semilla


En todos los lugares que Jesús pasaba, una multitud siempre lo cercaba y Él aprovechaba para enseñarles muchas cosas sobre el Reino de los Cielos. Un día Él comparó el Reino de Dios, con un hombre que sembró una semilla en la tierra y a medida que el tiempo fue pasando, la semilla fue brotando y creciendo, pero el hombre no podía explicar cómo eso sucedía. Lo único que sabía era que la tierra estaba ayudando a que la semilla creciera. Es interesante ver como aquella semilla va germinando y no nos damos cuenta de cómo sucede esto.

Lo que logramos observar es que cuando sembramos alguna semilla de trigo, primero nace la planta, luego las espigas y por último los granos en las espigas. Y cuando las espigas están llenas de granos éstas maduran y sabemos que es la época de recoger. A través de este ejemplo, Jesús nos quiere enseñar que cuando llegamos a la iglesia; oímos la Palabra de Dios y comenzamos hacer lo que Él nos enseña. Entonces comenzamos a dejar a un lado la desobediencia, la mentira, las groserías y todo lo que a Dios entristece. Sin darnos cuenta aprendemos a orar, a ser obedientes y agradar a Dios y es precisamente lo que pasa con la semillita.

Ella cae en la tierra y es acogida por ella como una madre, de la misma manera como nos acoge la iglesia. Hablando de madres ¿ustedes sabían que lo mismo sucedió con nosotros en la barriga de nuestra mamá? Antes de nacer somos como semillas y a través de ella recibimos el cariño, el amor y todas las vitaminas necesarias para que podamos formarnos con salud. A medida que vamos recibiendo nutrientes nuestro cuerpo se va formando hasta que llega la hora de nacer. 

La tierra es importante para la semilla, así como la iglesia es importante para nosotros, pues a través de ella que es nuestra madre espiritual aprendemos acerca de Dios y nos transformamos en lindo árboles llenos de buenos frutos. No se olviden de eso niños. Ama a tu mamita, sea la que te engendró o a la que te cría, pues es ella que con amor y cariño ha cuidado de ti. Vamos a aprovechar que hoy es el día de la madre para darle un abrazo muy cariñoso y también vamos agradecerle a Dios por esta linda madre espiritual que Él nos dio: La Iglesia del Centro de Ayuda.




Colaboración: EBI - Puebla

09 mayo 2014

Historia: Las diez vírgenes


Un bello día Jesús contó la historia de diez jóvenes que fueron invitadas a una fiesta de matrimonio. Muy alegres, las muchachas se arreglaron para aquella ceremonia. Antes de salir de su casa prepararon sus lámparas con aceite, pues en aquella época no había iluminación en las calles. Cinco de aquellas jóvenes pensaron: “Llevemos un poco más de aceite, en caso de que el novio se demore nuestras lámparas no se irán apagar”, sin embargo las otras cinco no se preocuparon y llevaron tan solo el aceite que estaba en la lámpara. Llegó el momento de ir a la fiesta, pero el novio de tardó en llegar y las muchas empezaron a tener sueño y terminaron por quedarse dormidas. Mientras que dormían las lámparas se fueron apagando y cuando ya fue llegando la media noche las personas comenzaron a dar avisos de que le novio estaba llegando. 

Las diez jóvenes se despertaron asustadas y notaron que las lámparas estaban apagadas, pero las cinco prevenidas tomaron el aceite que tenían de reserva y encendieron sus lámparas para salir a encontrar al novio , mientras que las otras cinco quedaron desesperadas y pidieron prestado un poco del aceite para las otras muchachas que habían llevado de reserva; pero ellas respondieron: No podemos darles de nuestro aceite, pues si lo hacemos no vamos a tener aceite suficiente, es mejor que vayan a comprar un poco en algún lugar de la ciudad. Mientras que las cinco jóvenes fueron a comprar el aceite, el novio llegó y las que estaban con las lámparas encendidas entraron con él a la fiesta y la Un bello día Jesús contó la historia de diez jóvenes que fueron invitadas a una fiesta de matrimonio. Muy alegres, las muchachas se arreglaron para aquella ceremonia. 

Antes de salir de su casa prepararon sus lámparas con aceite, pues en aquella época no había iluminación en las calles. Cinco de aquellas jóvenes pensaron: “Llevemos un poco más de aceite, en caso de que el novio se demore nuestras lámparas no se irán apagar”, sin embargo las otras cinco no se preocuparon y llevaron tan solo el aceite que estaba en la lámpara. Llegó el momento de ir a la fiesta, pero el novio de tardó en llegar y las muchas empezaron a tener sueño y terminaron por quedarse dormidas. Mientras que dormían las lámparas se fueron apagando y cuando ya fue llegando la media noche las personas comenzaron a dar avisos de que le novio estaba llegando. 

Las diez jóvenes se despertaron asustadas y notaron que las lámparas estaban apagadas, pero las cinco prevenidas tomaron el aceite que tenían de reserva y encendieron sus lámparas para salir a encontrar al novio , mientras que las otras cinco quedaron desesperadas y pidieron prestado un poco del aceite para las otras muchachas que habían llevado de reserva; pero ellas respondieron: No podemos darles de nuestro aceite, pues si lo hacemos no vamos a tener aceite suficiente, es mejor que vayan a comprar un poco en algún lugar de la ciudad. Mientras que las cinco jóvenes fueron a comprar el aceite, el novio llegó y las que estaban con las lámparas encendidas entraron con él a la fiesta.

Esta historia nos enseña que debemos estar preparados para la hora en que Jesús vuelva, pues Él dijo que iría para el cielo y nos prepararía una morada y luego volvería para buscarnos. Pero será que el Señor Jesús llevará al cielo a los niños que mienten, que son groseros y desobedecen a sus padres ¡Claro que no! Sólo tendrá derecho de vivir en el cielo con Jesús aquel que obedece a Su Palabra y ¿dónde encontramos la Palabra de Jesús? En la Biblia, tenemos que estar muy atentos y hacer todo correctamente para cuando el Señor Jesús vuelva. No creo que nadie aquí quiera quedarse a fuera como le pasó a esas cinco muchachas ¿Verdad?

 

Colaboración: EBI - 5 de Mayo

Mensaje de fe



Mayor que el amor de madre, solo el amor de Dios

Actualmente, no es fácil ser madre. Hoy, elegir la maternidad implica tanto un sentido de valor como uno de organización muy distintos a los de otras épocas.

No lo duden, la presencia de una madre en la familia continúa siendo la mayor prueba de la existencia de Dios y de su amor en nuestra vida. La madre es el gran eslabón de unión.

Cada vez más, la tecnología individualiza los espacios, donde cada uno tiene su isla: con televisores, DVD’s, computadoras, internet, entre otros equipamientos. El mundo ofrece varios peligros como drogas, bebidas alcohólicas, amistades conflictivas. Es necesario derrumbar esa barrera para dar cariño y amor.

Infelizmente, muchas madres viven en soledad, pues no supieron conquistar a sus propios hijos o al revés: ¡hay hijos(as) que solo piensan en su propio ombligo! Lo que importa, y es nuestro consuelo, es que aún existen muchas familias y madres que nos hacen creer que no todo está perdido: madre heroínas que no se rinden; a veces sufren calladas y se convierten en la muestra viva del amor de Dios en este mundo.

Características de una madre cristiana y espiritual.

Ella demuestra:
-       Consideración hacia Dios.
-       Cuánto vale Dios para ella.
-       Sumisión y obediencia a la Palabra de Dios = Respeto.
-       Que Dios está en primer lugar – considera más a Dios que a su naturaleza.

Entonces su cuerpo y su espíritu son iluminados.
Y donde hay luz, es posible saber por dónde ir.
Y donde hay luz, está el Espíritu de Dios, naturalmente.

Ella no hace fuerza para calmarse.
Ella no hace fuerza para tener confianza.

Ella no busca refugio en alguien que no sea Dios.
Ella no se siente desamparada sino que tiene confianza.

Entonces, ¿es perfecta?
¡No!

Ella siente miedo, pero no es miedosa.
Ella es tentada a rendirse, pero la Palabra de Dios es vida, y eso la sustenta.

En otras palabras, minuciosamente, está lista para cumplir la Palabra de Dios y también sabe quién es Él; educa a sus hijos en el temor del Señor.


¡Dios los bendiga!
Solange Amanthéa.

08 mayo 2014

Lindos recuerdos


Hola mis amigos, 

Les tengo un lindo recuerdo super especial y tambien muy facil de hacer, es una tazita en forma de foami.

Vean el video con la Tia Jeny y aprendan como hacerlos.

¡¡Espero que les gusten!!

07 mayo 2014

Mes de Mayo 2014


La Revista del Educador de este mes de Mayo trae historias bíblicas con lecciones maravillosas que exhortan en cuanto a la vigilancia, al amor al prójimo, a la ansiedad, al crecimiento espiritual y lleva a la reflexión acerca de la importancia de decir NO al sentimiento de venganza. Estas historias enseñan conceptos muy importantes a nuestros niños que han sufrido las presiones e influencias negativas que el mundo actual les impone. 

El egoísmo y la falta de amor al prójimo ha sido visible en nuestra sociedad. Nosotras, como educadoras cristianas, tenemos el papel de rescatar los valores morales y espirituales que están perdiéndose al largo de los años, y la Palabra de Dios es la mejor herramienta para hacer eso. 

A través de ella podemos moldear, no solamente hombres y mujeres de Dios, pero también ciudadanos comprometidos con la sociedad. Los niños necesitan sentir alegría en practicar la Palabra de Dios y se demos un buen testimonio de fidelidad, ciertamente optarán por este camino.

Manualidades

Como esta llegando el dia de las madres, preparamos una linda manualidade.

¡¡¡Espero que les gusten!!!


03 mayo 2014

Recursos para la clase

Un lindo recurso que ustedes educadoras pueden hacer en su clase, es el corral de la historia.

¡¡¡Espero que les gusten!!!




Colaboración: EBI - Zacatecas

Historia: El siervo bueno y el malo


Jesús contó una historia sobre un hombre que tenia muchos siervos. Cierto día, ese hombre necesitaba hacer un viaje y no sabia cuando volvería. Por este motivo, el necesitaba dejar a alguien en su lugar para cuidar de sus negocios y orientar a sus empleados sobre el trabajo que tenían que realizar. Para esta tarea, el escogió dos siervos de su confianza para representarlo mientras el estuviera fuera. Llego el día del viaje y él se fue, dejando todos sus empleados a los cuidados de los otros dos empleados. El tiempo paso, paso y el dueño no volvía del viaje, uno de los dos siervos escogidos, al mirar que su jefe estaba demorando en volver, comenzó a dirigir de una manera errada y pasaba los días comiendo y bebiendo en compañía de otros borrachos sin importarse por su trabajo, y no solo eso comenzó a maltratar a los empleados que habían quedado a su cuidado. 

¡Que cosa más fea! El otro siervo, al contrario, el era muy cuidadoso, y continuaba haciendo todo como su jefe le había ordenado. Él continúo cuidando bien a los empleados y trabajando fielmente. Un día, cuando ellos menos esperaban, el jefe volvió de su viaje sin avisar y encontró al mal siervo maltratando a los empleados. Él quedo furioso y muy decepcionado de este siervo y le dijo: Siervo malo, por causa de esto será castigado duramente y enviado para un lugar de sufrimiento y dolor. Saliendo de allí el jefe fue a buscar al otro siervo y para su alegría, lo encontró haciendo todo como él se lo había mandado. Por haber sido fiel a su jefe, el buen siervo fue recompensado. 

¿Saben cual fue la 40 recompensa de él? El jefe pasó a dejar a su mando todos sus bienes, porque sabía que podía confiar en él. Y el siervo bueno quedo muy contento. A través de esta historia, una vez mas el Seños Jesús nos enseño como será su vuelta. ¿Saben cual es la explicación de esta parábola? El hombre con muchos siervos representa Jesús; el siervo malo son aquellas personas que fingen amar a Dios cuando tienen alguien de la iglesia alrededor, pero cuando no tienen a nadie alrededor ni se preocupa en agradar a Dios. El siervo bueno bondadoso representa las personas que hacen la voluntad de Dios todo el tiempo, mismo cuando nadie la esta mirando. 

Si usted desea estar listo para la venida de Jesús, entonces debe hacer como el buen siervo hizo. Mas para eso necesita quedar atento a no hacer cosas erradas como hizo el siervo malo. ¡Este atento, así como la aguja del reloj esta! Abandone la desobediencia, la mentira, las malas palabras, la rebeldía, etc..., pues esas cosas desagradan a Dios y nos apartan de Él. El siervo malo no vigilo y perdió la oportunidad de recibir la recompensa y todavía fue puesto en un lugar de sufrimiento y dolor. Para los que aman a Jesús y le obedecen, Dios preparó una linda casa haya en el cielo. Por lo tanto, no olvide esto nunca, ¡de acuerdo!



Colaboración: EBI - Monterrey