03 enero 2015

Recurso para la clase

Hola educadoras,

Podemos comparar a la palabra de Dios con un recetario, porque cuando nosotros seguimos los pasos que estos nos marcan siguiendo al pie de la letra las instrucciones, podemos lograr lo que está ahí contemplado como resultado final, por ejemplo si nosotros queremos preparar un pastel, debemos saber los ingredientes, los pasos y poner en practica esto, para así conseguirlo, ya que de no hacerlo no podremos conseguir lo que queremos, ¿ya imaginaron comer un pastel crudo, o con sabor feo o hasta posiblemente quemado?, si queremos un pastel verdaderamente sabroso, rico y delicioso debemos seguir los pasos del recetario, lo mismo pasa con la palabra de Dios y las bendiciones que queremos lograr de ella. Debemos de ser OBEDIENTES en cada paso que se nos marca, buscar lo que necesitamos, y seguir las instrucciones para ser bendecidos.





Reactions: