27 maio 2019

Frutos de la EBI


Mi nombre es Karla Susana Cuando era pequeña me sentía sola y vacía, era una niña muy tímida y sería aunque participa en la EBI, y mi familia me daba todo lo posible para ser feliz pero yo no lo era, pues algo en mi interior me hacía falta. 

Cuando la educadora de la EBI hablaba sobre el Espíritu Santo, dentro de mi había un deseo de conocerlo y fue ahí cuando llegó un ayuno de Daniel recuerdo que la educadora hablo que teníamos que apartarnos y desconectarnos del mundo y conectarnos con Dios por medio de la oración y dedicar el máximo de tiempo posible, pues solo Dios podía darnos la paz y la felicidad de verdad y esta parte fue la que más llamó mi atención pues yo quería ya no sentirme sola y ser feliz, recuerdo que empecé a buscar leer la biblia, ser fiel en mis diezmos y ofrendas, me aleje de las caricaturas y de la televisión y buscaba todas las noches el Espíritu santo hasta que un domingo que terminó el ayuno de Daniel yo recibí el espíritu santo.

Recuerdo que desde ese momento yo nunca más volvió a ser la misma dentro de mi existía una paz y conocí lo que es la verdadera felicidad, nació en mi un deseo de ayudar a las personas a qué conocieran lo que en ese momento yo conocí, mi entrega fue cada día más, hoy soy obrera y educadora de la EBI sigo con la entrega aún mayor a cada día, en mí no existe timidez, la soledad se terminó, hoy soy totalmente diferente y llena del Espíritu Santo Yo conocí a Jesús en la EBI.

0 comments: